Si tenemos todo nuestro viaje programado pero este no se confirma y la compañía aérea indica una cancelación del mismo, es importante que los pasajeros conozcamos nuestros derechos al momento de presentar el correspondiente reclamo.

Para realizar el reclamo necesitaremos tener nuestra reserva confirmada en el vuelo, es decir, nuestro ticket de avión –ya sea en versión impresa o electrónica– o alguna otra prueba de registro en la aerolínea. Después debemos habernos presentado a facturar en las horas indicadas por la compañía aérea o con un mínimo de antelación de cuarenta y cinco minutos si es que en el ticket de avión no indica una hora específica.

Si contamos con estos requisitos tendremos el derecho al reembolso, este puede ser del importe del billete o el recibir una alternativa de transporte de la aerolínea para no ser perjudicados por la cancelación del vuelo. En relación a estas alternativas debemos tener presente que el reembolso del coste del billete se puede realizar en un plazo de siete días por lo que si lo que necesitamos es viajar de inmediato lo que debemos hacer es solicitar ser colocados en otro vuelo.

Si no nos encuentran plaza en un vuelo dentro de las próximas 24 horas, la aerolínea tendrá que ofrecernos alojamiento y transporte entre el hotel y el aeropuerto a fin de no vernos perjudicados económicamente.

Aparte, la aerolínea deberá compensarnos por la cancelación del vuelo: si el vuelo era de menos de 1500 kilómetros deberemos ser compensados con 250 euros y si era de 1500 a 3500 kilómetros con 400 euros (estos valores aplican dentro de la Unión Europea).

Las compensaciones no aplicarán si es que la cancelación del vuelo escapa de los controles de la aerolínea (sobre todo relacionado a condiciones climatológicas), por riesgos de seguridad o por alguna huelga que pueda afectar el correcto desempeño de los trabajadores. Además, no aplica si se ha comunicado la cancelación con al menos dos semanas de anticipación o si se ofrece a los pasajeros una alternativa de viaje que no supere las dos horas de retraso en relación al vuelo inicial y cuatro horas de retraso con relación a la hora de llegada prevista.

Finalmente, hemos seleccionado el artículo anterior y siguiente del bloque "Viajando en avión" para que puedas seguir la lectura: