Con lo primero que te vas a topar en Suiza es con las ciudades. Todas y cada una de ellas gozan de una belleza privilegiada. Zurich es la capital bancaria y nocturna; Ginebra la de la cultura, arte y religión (era y es llamada la “Roma Protestante”); Berne, la capital administrativa, es famosa por sus restaurantes y clubes; y Lucerna destaca por sus caminos de agua y sus incontables museos.

Foto de Ginebra en Suiza

En cuanto a arquitectura medieval. El Castillo de Chillon es famoso tanto por su bella arquitectura a lado del lago Ginebra, sino también por el libro de Lord Byron “El Prisionero de Chillon”. Los castillos de Bellinzona (Ticino), son tres castillos fortificados (Castelgrande, Montebello y Sasso Corbaro) alrededor del pueblo del mismo nombre. Estos permitían crear una defensa impenetrable a través del valle de Ticino. Han sido declarados Patrimonio de la Humanidad. La abadía de San Galley, en el pueblo del mismo nombre, destaca por su arquitectura barroca y su biblioteca de más de 140.000 documentos.

Castillos de Suiza

Si quieres ver la arquitectura natural, Suiza tiene suficiente para los más exigentes. La montaña Matterhorn en Gornegrat fue uno de los últimos en ser escalado. Siempre inspiró un miedo terrible a los montañistas. De hecho, los primeros en escalarlo murieron al descender. Sólo se recuperó un cuerpo. Si quieres estar en las alturas, pero no quieres tomar riesgos, se puede llegar a algunos picos del Jungfrau y el Eiger (otras montañas muy famosas de los Alpes), en teleférico.

Vistas de la Montaña Matterhorn

Get the Flash Player to see the wordTube Media Player.

A pesar de no tener salida al mar, Suiza lo compensa bien con sus lagos. El Oeschinensee, un lago de montaña, se eleva por los 1.578 metros sobre el mar. Está congelado 5 meses al año, pero en verano se puede disfrutar el paisaje que lo rodea y de la pesca. El lago Lucerna es el perfecto lugar para relajarse. Existen varios hoteles a las orillas y es un balneario popular de los suizos. Otro destino famoso son las Cataratas del Rin, las más grandes de Europa.

En general, existen varios circuitos en los Alpes para practicar senderismo, bicicleta de montaña, esquí y otras actividades al aire libre