Una de las mejores formas de conocer Noruega es mediante el paquete “Norway in a Nutshell” (“Noruega en síntesis”). Con un solo billete desde Oslo o Bergen puede ir por las montañas, tener un paseo en bote por los fiordos, o simplemente caminar. Uno de los destinos más populares del paquete es Flåmsbana, una vía de tren de 20km que es considerada como una de las más empinadas del mundo.

Circuitos de Noruega

Los deportes al aire libre son la especialidad de Noruega. Los que disfrutan del senderismo encontrarán en el país nórdico posibilidades innumerables de recorrer sus territorios salvajes, desde bosques hasta glaciares. Igualmente, los ciclistas pueden ir por cualquier sitio. De hecho, existe turismo especializado de ciclismo.

Las actividades en la nieve merecen mención aparte. El esquí de fondo y el alpino son deportes muy populares en inviernos. Las zonas más concurridas son Trysyl y Hemsedal, ambas en el norte. Telemark (al sur) es un buen sitio para practicar esquí, de hecho ahí se dice que nació el esquí de fondo. Voss, Geilo y Oppdal son otras estaciones de esquí famosas. Si vas en verano hay estaciones de esquí en la provincia de Stryn (oeste) en las montañas de Galdhøpiggen y Folgefonna. La temperatura no es extrema así que podrás hasta hacer esquí en camiseta y pantalones cortos.

Esquí en Noruega

Si quieres actividades más urbanas, el funicular de Bergen. Ubicada en uno de las siete montañas que rodean a la ciudad, tiene una vista impresionante. Bergen es considerada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad por sus edificios sobre muelles de madera.

Funicular de Bergen

Para experimentar la cultura tradicional de los noruegos, el Museo Vikingo en la isla de Bygdøy en las afuera de Oslo, ofrece en verano todo lo que necesitas: música folclórica, música, danza y comida típica. Para tener una experiencia más vital puedes vivir en un “tepee” (casa) saami y conocer más de cerca a esta cultura nórdica.