Cantabria es todo menos monótona. Es una región de gran atractivo donde hay tantas cosas para ver y hacer, tantos lugares encantados que visitar, tantos paisajes en los que sumergirse que es difícil conocer todo en un solo viaje.

La omnipresencia de la naturaleza es una de las características más destacadas de Cantabria. La región cuenta con abundantes parajes que se conservan prácticamente intactos: Parque Nacional de Pico de Europa; Parque Natural Saja-Besaya; Parque de la Naturaleza de Cabárceno; Parque Natural de las Dunas de Liencres; Bahía de Santander, entre otras.

La naturaleza ha sido también ha sido generosa en lo que a playas se refiere. De este a oeste hay más de 70 playas diferentes, cada una con su propia personalidad y carácter, y de una impresionante belleza tanto por su entorno natural como por su calidad.

Esta región goza de una riqueza histórica y monumental impresionante, con localidades más ricas a nivel histórico – artístico, como Santillana del Mar, Comillas, Carmona, Monasterio de Santo Toribio de Liébana, Barcena Mayor, Potes, Santander, etc.

Finalmente, Cantabria es bella por fuera y también por dentro. Con más de 5.000 cavidades naturales documentadas, está reconocida a nivel internacional como una de las regiones con más riqueza espeleológica. Destaca la Cueva de El Soplao con sus 2km de galerías visitables y paisajes subterráneos modelados por el agua, y la Cueva de Altamira con sus sala de las Policromías fechadas en aproximadamente 14.000 años