El atolón más grande que puedes divisar desde el aire al llegar a Bora Bora es la isla en sí, luego verás muchos islotes, llamados “motus”, que se encuentran alrededor de su mar turquesa. Los tonos del agua varían de verde a azul, dependiendo de la profundidad. Mientras más claro es menos profundo, por eso puedes ver claramente su flora y fauna submarina.

Agua turquesa en Bora Bora

En Bora Bora tendrás una amplia variedad de excursiones, puedes hacerlas con velero o barco si deseas pasear por mar. Si quieres conocer el interior de la isla y sus montes puedes hacerlo a pie. Una vez aquí es obligatorio llegar al Monte Pahia, de 619 metros de altura. Es un recorrido de tres horas, aproximadamente, pero al llegar a la cima te deslumbrarás con la vista del panorama, que olvidarás en cansancio. Es mejor comenzar esta caminata muy temprano, para que el calor no te agote.

Snorkel en Bora Bora

Si tu plan es descansar y broncearte, pues no hay mejores playas de arena blanca que las de la Punta Matira. Disfruta la lectura de un buen libro o anímate a bucear en sus aguas transparentes y cristalinas. También estarán a tu disposición helicópteros que realizan excursiones por 15 minutos a toda la isla, así conocerás sus templos de piedra marae que se encuentran en las zonas arqueológicas.

Vegetacion de Bora Bora