El legado de los Habsburgo ha dejado en Austria un excelente legado en monumentos y arquitecturas, además de una cultura increíble. Es una ciudad hermosa que vivió su apogeo entre los siglos XVIII y XIX y entre las residencias de la dinastía se encuentra el palacio imperial Hofburg, que guarda increíbles joyas de inigualable valor para la cultura austríaca, forman parte la iglesia agustina del siglo XIV, las dependencias reales, la sala barroca Prunksaal y una excelente colección de instrumentos musicales antiguos.

Palacio imperial Hofburg

Como cuna de científicos de fama internacional, Viena cuenta con grandes centros que les rinden reverencia como es el Museo de Sigmund Freund, situado en la residencia donde vivió y trabajó antes de partir a Gran Bretaña. Si decides visitar Viena en fecha como Semana Santa, Navidad o Año Nuevo te recomendamos realizar tus reservaciones con tiempo. Para pasar unas noches de pura diversión debes dirigirte a la zona central de la ciudad, cerca del canal del Danubio.

Interior Museo de Sigmund Freund

En Salzburgo no sólo debes visitar el pueblo donde nació Mozart, también el centro histórico que fue construido en el reinado de los príncipes arzobispos. El casco antiguo, una muestra del estilo barroco se encuentra situada al lado sur del río Salzach, gozarás de la vista de fuentes, iglesias, patios, plazas, etc. Visita el Castillo de Hohensalzburg que se construyó en 1077, una fortaleza muy bien preservada de Europa Central.

Castillo de Hohensalzburg

En San Antón, podrás gozar de los mejores servicios para hacer esquí, ubicado en la región de Arlberg, esta zona es conocida sus diversas estaciones de invierno. No se trata de un pueblo muy exquisito, puedes llegar a través del tren, recuerda que se ubica entre Bregenz e Innsbruck.