El Puente Vecchio cruza el río Arno. Se cree que el original era etrusco y que a lo largo de la historia fue reconstruido hasta que en 1345, Taddeo Gaddi lo realizó enteramente en piedra. Con tres arcos, descansa en dos pilares con forma de proa de barco, siendo el puente de este tipo más antiguo de Europa.

Ponte Vecchio, Florencia

Inicialmente era sólo de paso, pero como el tráfico era muy intenso, carniceros y curtidores obtuvieron permiso para instalarse a los lados. A mediados del siglo XVI, Cósimo I de Medici ordenó a Vasari que construyera un camino cerrado encima del puente, para unir el Palazzo Vecchio con el Palazzo Pitti. Actualmente es conocido como el Corredor Vasariano, y alberga en su interior un museo con la colección más importante del mundo de autorretratos, y sólo abre para visitas previamente concertadas.

Puente Vecchio de Florencia

En 1593 se expulsa a los comerciantes por el olor que molestaba al Duque Fernando I. Se instalan entonces los joyeros, dicen que por estar el puente exento de impuestos. Hoy sigue acogiendo a los mejores joyeros de Italia.

Puente Vecchio

Durante la Segunda Guerra Mundial fue el único puente que Hitler no bombardeó, y sirvió para refugio de los perseguidos.

Museo del Puente Vecchio, Florencia

Ofrece unas maravillosas vistas sobre el río. En su centro hay un busto de Benvenuto Cellini, el orfebre florentino más importante. Al atardecer, la vista alejada del puente, lo muestra de un encantador color dorado durante el ocaso.