El Puente 25 de abril es el puente colgante más largo de Europa. Se alza sobre el estuario del río Tajo y une el norte y sur del país. Por su similitud y por haber sido fabricado por la misma empresa, a menudo se le compara con el Golden Gate de San Francisco.

Su construcción duró 45 meses y fue abierto al tráfico el 6 de agosto de 1966. Fue inaugurado con el nombre de puente Salazar; sin embargo, al finalizar la Revolución de los Claveles el 25 de abril de 1975 adquirió su nombre actual.

De aspecto imponente, mide 2.277 metros de longitud y está a 70 metros sobre el nivel del río. Cuenta con dos alturas: el piso superior para automóviles y el inferior —añadido en 1999— para trenes. El puente está constituido por 14 vanos. Entre ellos, destaca el vano central cuya longitud es de 1.013 metros. En sus extremos se encuentran dos mástiles de 190 metros de altitud.

El puente se encuentra al oeste de Lisboa, antes de llegar a Belém. El tráfico se ha reducido desde que se construyó el Puente Vasco De Gama. Se aconseja a no ir a mucha velocidad ya que el enrejado que tiene el puente hace que el coche no sea lo suficientemente seguro o estable a partir de 70km/h.