El pollo Teriyaki es un plato típico japonés que es popular dentro de la carta de los principales restaurantes extranjeros de todo el mundo. Su sabor, así como la sazón exquisita, lo convierten en uno de los platos más emblemáticos de todo Japón.

El Teriyaki consiste básicamente en una técnica milenaria de cocción de la gastronomía japonesa en la que los alimentos son asados –ya sea en parrilla o al horno– dentro de un aderezo de salsa dulce. Tradicionalmente, la técnica del Teriyaki consiste en cocinar la carne sumergiéndola dentro de la salsa, después de haberla pintado varias veces con la misma.

Para preparar Teriyaki debemos seguir los siguientes pasos. Cortar la pechuga de pollo en diferentes rebanadas largas o pequeños cuadrados (de acuerdo a nuestra preferencia). Posteriormente añadimos dos cucharaditas de fécula de papa en un recipiente y, después de ello, colocamos la pechuga recortada encima. Ahora lo que corresponde es revolver todas las piezas de pollo para que se combinen completamente con la fécula de papa.

Para preparar la salsa Teriyaki, debemos mezclar cuatro ingredientes: salsa de soja, azúcar, mirin, y sake. Mezclamos estos ingredientes hasta que la salsa queda reducida y lista para añadirle la carne. Adicionalmente, podemos agregarle jengibre y cebolleta verde.

Una vez lista nuestra salsa, lo último que restará por hacer es cubrir nuestro pollo con fécula de papa y bañarlo completamente de salsa Teriyaki. Si deseamos, podemos acompañar con arroz blanco al gusto o esparcir semillas de sésamo que siempre quedan perfectas para este tipo de platos.

En otras culturas gastronómicas se utiliza el nombre de este plato típico de la culinaria japonesa para cualquier plato elaborado con una salsa parecida y añadiendo ingredientes como sésamo o ajo (estos son poco habituales en la cocina japonesa).