Una vez llegues a tu destino, puedes encontrarte con problemas como el famoso jet lag o síndrome de los husos horarios. También podría suceder que la aerolínea te hubiera perdido o dañado el equipaje facturado, en cuyo caso debe hacerse responsable de los daños causados. Tienes más información en: “Preparando el viaje en avión: consejos y resolución de problemas“.

Tienes más información en: "Preparando el viaje en avión: consejos y resolución de problemas".