La pobreza es un grave problema que no desaparece de América Latina. Se da de forma desigual y debido a diferentes causas. Conoce cuáles son los países más pobres del territorio y las posibles soluciones a este conflicto.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Índice

Pobreza en Latinoamérica: causas, consecuencias y soluciones

Estadísticas

La pobreza en Latinoamérica es un problema considerable, siendo esta región la más desigual del planeta. Asimismo, la tasa de crecimiento en 2014 fue inferior a la media mundial.

El organismo que más datos publica sobre este hecho es la CEPAL: la Comisión Económica para América Latina y el Caribe. También lo hace el BID (Banco Interamericano de Desarrollo) y el Banco Mundial.

En los últimos años, se han producido grandes cambios en el territorio. Entre 1980 y 1990, periodo conocido como “la década perdida“, la pobreza aumentó del 40,5% al 48,4%, lo que dejó a 204 millones de personas en la carencia.

Durante la década de los 90, se produjo una reducción moderada gracias al crecimiento y la apertura económica. No obstante, al final de estos años hubo un estancamiento o crecimiento del subdesarrollo en algunos países.

Es en el siglo XXI cuando se manifiesta una notable disminución, la cual se ha frenado en la actualidad, por lo que nos encontramos de nuevo en un periodo de paralización del crecimiento.

Desde 2012, el índice de pobreza en Latinoamérica y el Caribe se ha estancado. En 2014, 168 millones de personas vivían en situación de carencia, lo que supone el 28,2% de la población. Asimismo, la indigencia se dio en 70 millones de personas.

Países más pobres

Hay una marcada desigualdad entre los distintos territorios, ya que algunos de los países de América Latina son diez veces más ricos que otros, por lo que la escasez no se reparte de forma homogénea.

De acuerdo con los datos proporcionados por el Banco Mundial, el ranking de los 10 países más pobres de América Latina es el siguiente:

  1. Honduras
  2. Guatemala
  3. Nicaragua
  4. Colombia
  5. Bolivia
  6. Venezuela
  7. Ecuador
  8. El Salvador
  9. Perú
  10. México

Los países en los que más ha aumentado la pobreza entre 2010 y 2014 son Uruguay, Perú y Chile. Por otro lado, teniendo en cuenta el PIB (Producto Interior Bruto), los países más ricos del territorio son Chile, Panamá y Uruguay.

Causas y consecuencias

Son numerosas las causas del subdesarrollo, tanto en Sudamérica como en Centroamérica. A lo largo de la historia, el principal motivo ha sido la desigualdad social en relación a los ingresos y el reparto de la pobreza.

Respecto al empleo, los salarios de los trabajadores suelen ser bajos, habiendo precariedad laboral. Además, hay brechas a la hora de encontrar trabajo entre las personas de distinto sexo, edad, área, etnia y raza.

En cuanto a la gestión pública, destaca la corrupción, la escasa inversión en capital humano y físico, y la insuficiencia de políticas económicas y sociales adecuadas a la situación.

La inflación existente en bastantes países de América Latina devalúa la moneda y consigue que los precios asciendan. Esta inflación suele ir acompañada de impuestos altos y restricciones al emprendimiento.

En relación con la globalización, la deforestación de grandes áreas naturales ha causado sequía en algunas zonas, así como la desaparición de fauna y flora, y la expansión de los cultivos comerciales.

Los latifundios, explotaciones agrarias de gran extensión, se concentran en pocas manos, mientras que los pequeños territorios se reparten entre muchos propietarios, lo que produce tensiones y enfrentamientos e impide una correcta modernización del sector agrario.

Además, hallamos una dependencia de los países industrializados, una importante carga de la deuda interna y un mal funcionamiento de los mercados internacionales.

Estos hechos acarrean importantes consecuencias para el continente, entre las que destacan las siguientes:

  • Violencia
  • Baja esperanza de vida
  • Desnutrición
  • Analfabetismo
  • Hacinamiento
  • Subempleo
  • Marginación

Igualmente, el subdesarrollo afecta de forma directa a los niños, fomentando el trabajo infantil y el abandono escolar, lo que a su vez es fruto de bajos niveles de educación y escaso acceso a empleo cualificado.

Tipos de pobreza

La escasez en América Latina es multidimensional, ya que afecta a las cinco dimensiones básicas, las cuales son la vivienda, los servicios básicos, la salud, la educación y la recreación.

No obstante, algunos tipos de pobreza destacan más, entre los que se encuentran las siguientes:

  • Alimentaria: alrededor de 47 millones de personas de Sudamérica, Centroamérica y El Caribe sufren hambruna, es decir, están subalimentadas. El problema del hambre no radica en la producción, sino en la falta de acceso a los alimentos, cuyos precios no pueden permitirse algunas familias, sobre todo cuando se produce una época de inflación.
  • Infantil: el subdesarrollo en los niños es mayor que en otros grupos de edad. Millones de menores no tienen acceso a unos mínimos de alimentación, educación, salud y vivienda.
  • Extrema: la sufre el 11,8% de la población, ya que no disponen de recursos suficientes para cubrir las necesidades básicas de la alimentación. Esta situación es más grave en los pueblos indígenas y la población afrodescendiente.
  • Rural: pese a que en estas zonas la tasa de participación laboral sea más elevada, es mayor el subdesarrollo rural que el urbano.
  • Urbana: en las ciudades también se da un alto índice de precariedad. La población tiende a concentrarse en estas áreas ante la baja calidad de vida que se da en el campo.
  • Femenina: existe diferencia entre géneros, ya que las mujeres sufren mayor escasez. Generalmente, sus remuneraciones son menores, por lo que los ingresos de la mujer no son suficientes, lo cual supone un problema en las familias monoparentales.

Soluciones

Pese a que en los últimos años la pobreza latinoamericana haya descendido, no ha habido un incremento del acceso a los servicios públicos de calidad. Además, sigue habiendo una baja cobertura en protección social.

Por esto, se deberían aumentar las inversiones en salud, educación e infraestructuras, aplicándose correctamente tanto en las áreas urbanas como en las rurales.

Asimismo, son importantes las ayudas sociales para una mejor inserción laboral y unos salarios dignos, sobre todo para los sectores más relegados, como es el caso de las mujeres.

Para acabar con el hambre y la escasez, varias organizaciones de las Naciones Unidas están trabajando en estos territorios, entre ellas Unicef (Infancia), FAO (Alimentación y Agricultura) y PNUD (Desarrollo).

Desde CEPAL, se insta a los gobiernos a trabajar unidos y en solidaridad, para que con el suficiente financiamiento, se puedan asignar políticas que disminuyan el subdesarrollo.

Este artículo ha sido compartido 22 veces. Hemos dedicado muchas horas para recopilar esta información. Si te ha gustado, compártelo, por favor:

Finalmente, hemos seleccionado el artículo anterior y siguiente del bloque "Pobreza en el mundo" para que puedas seguir la lectura: