La Piazza San Marco se encuentra en el centro histórico de Venecia, en el lado sur de la ciudad, el opuesto a la entrada. Allí podemos llegar caminando o en vaporetto por el Gran Canal hasta la parada San Marco: entraremos por la Piazzetta San Marco.

Es un lugar de confluencia, siempre ha sido el centro de la vida de la ciudad. Allí se desarrollaban los actos importantes de la República de Venecia. Napoleón, al invadir la ciudad, dijo que la Piazza era “el salón más hermoso de Europa”. Es la única en la ciudad con derecho a llamarse Piazza, las demás son Piazzetta o Campo.

Este conjunto arquitectónico en forma de L está formado por dos plazas: una mayor, porticada limitada por la Procuratie Vecchie y la Nuove, y la Piazzeta San Marco que la une con el Canal. Sus dimensiones son 170 por 80 metros. Tiene su origen en el siglo IX, como parte del Palacio Ducal. Separado por un canal, el Río Batario, de la Basílica. En el siglo XII fue tapado y un siglo después pavimentada, quedando con la imagen actual.

Si nos situamos de espaldas al canal, entre las Columnas de San Marcos y San Teodoro, traídas de Constantinopla, lugar de las ejecuciones públicas, podremos ver: enfrente la Basílica de San Marco, a la derecha el Palacio Ducal, a la izquierda el Campanile y al fondo la Torre dell’Orologio.
Es el primer lugar que se inunda cuando hay Agua Alta por ser el más bajo de Venecia. Ponen unas pasarelas elevadas para permitir la circulación.

En la Plaza no se permite comer o beber, ni alimentar a las palomas, las verdaderas dueñas del lugar. Aprovecha un paseo nocturno para ir a los maravillosos cafés del lugar.