La Plaza del Comercio de Lisboa es la más importante de la ciudad. Es un punto central en cuanto a comercio y turismo. Se compone de un conjunto de edificios porticados en tres de sus lados y está abierta en el lado sur, mirando al río Tajo.

Fue construida donde estaba el palacio real antes de ser completamente destruido por el gran terremoto de 1755. Fue llamado así para indicar su nueva función dentro de la ciudad, pues ahí llegaban los barcos mercantes y ésta era considerada la puerta de Lisboa. Los edificios simétricos fueron llenados con oficinas del gobierno para regular aduanas y actividades del puerto.

La pieza principal del conjunto es la estatua ecuestre del rey José I, a quién se le rinde tributo por sus esfuerzos en la reconstrucción de la ciudad luego del terremoto. Se develó en 1775 y muestra al rey simbólicamente aplastando serpientes en su camino. Fue hecho en bronce por el escultor Joaquim Machado de Castro, el más famoso de Portugal.

Otro lugar de interés es el Arco da Rua Augusta situada en el lado norte de la Plaza del Comercio. Fue diseñado por el arquitecto Santos de Carvalho para celebrar la reconstrucción de la ciudad después del gran terremoto. Su construcción finalizó en 1873 y sus estatuas representan a Vasco de Gama, al Marqués de Pombal, entre otros. Da comienzo a la calle Rua Augusta, la calle más importante de La Baixa.

Para llegar puedes ir por la línea azul del metro hasta la parada de Terreiro do Paço; o la verde hacia Baixa/Chiado. Cerca de la plaza, en la orilla del río, está la estación fluvial Cais de Sodré, de donde parten las excursiones por el Tajo y los barcos que cruzan el río.