La Plaza de la Signoria es la más emblemática de Florencia. Símbolo de la vida cívica florentina y toma su actual forma a partir del siglo XIII.

Plaza de la Signoria

En ella se llevaban a cabo las manifestaciones populares, las celebraciones y las ejecuciones públicas, como la del monje Girolamo Savonarola, colgado y quemado por hereje. Una placa en el suelo, delante de la Fuente de Neptuno de Ammannati nos recuerda el hecho.

Esculturas de la Plaza de la Signoria

Arte y belleza medieval se reúnen, especialmente, desde la llegada de los Medici al poder. Así podemos apreciar en este verdadero museo al descubierto, la estatua ecuestre de Cosme I por Giambologna en el centro del conjunto.

Palacio Vecchio de Florencia

Todo el espacio de la plaza está rodeado de edificios históricos: El Palacio Vecchio, La Loggia dei Lanzi, el Tribunal de las Mercancías, el Palacio de Uguccioni y el Palacio de las Aseguraciones Generales.

Loggia dei Lanzi en Florencia

A las puertas del Palacio Vecchio, se encuentra una copia del David de Miguel Ángel (el original fue retirado a la Academia), Hércules y Caco de Baccio Bandinelli y la copia del Marzocco de Donatello (original en El Bargello).

La Loggia dei Lanzi es otra muestra de belleza: allí están las copias de esculturas de alto valor. Entre ellas se encuentran el Rapto de las Sabinas y Hércules luchando con el Centauro Neso, de Giambologna. Pero es Perseo, el bronce de Cellini, que centra la atención de los viandantes.