Playa Castell en la Costa Brava goza de una paz única que es casi un patrimonio de los locales.