Con una costa que se extiende desde la frontera francesa hasta Barcelona, hay una cantidad considerable de playas en la Costa Brava clamando por tu atención. Si no sabes cual escoger, te damos algunos consejos.

Un buen comienzo para estrechar la lista de playas es buscar aquellas que han ganado la Bandera Azul de la Unión Europea. Esta distinción sólo se da a aquellas playas con los 29 criterios de excelencia que incluyen desde limpieza, calidad de agua hasta la cantidad de socorristas. Para que te des cuenta de la calidad de la Costa Brava, esta tiene la mayor concentración de Banderas Azules de España. Esto dificulta algo la tarea de elección pero a continuación te presentamos las más destacadas.

Ubicada al norte de Palamós, la playa Castell es una de las pocas playas de arena que se ha mantenido lejos del barullo turístico gracias a una férrea oposición local. Hay algunas calas preciosas a sus extremos, las cuales están escondidas por bosques de pinos. El agua es cristalina y es ideal para el buceo. También puedes dar un paseo por el antiguo camino de los contrabandistas o explorar antiguos asentamientos ibéricos al este de la playa. Hay algunas tiendas donde venden cerveza y aperitivos.

Aigua Blava, es una playa pacífica donde puedes escapar de la bulla y gentío de los clubes y pueblos. El agua es muy limpia y calmada. Baña suavemente las arenas doradas de la plata. La superficie no es muy grande, lo que te provee un sentimiento íntimo, como si escaparas de todo.

Ligeramente más grande que Aigua Blava es Tamariu. La pequeña ensenada se llega después de un corto y pintoresco trayecto por la cima de los acantilados —un esfuerzo que vale la pena. La arena es suave, el agua es limpia y las amenidades cercanas son muy buenas, con acogedores restaurantes y tiendas alineadas con el paseo marítimo, asegurando un “descanso” del relax para aquellos excéntricos que lo necesitan.

Llafranc, aunque más grande que las dos playas antes mencionadas, es lo suficientemente pequeño para sentirse en un lugar acogedor. El puerto es pintoresco y hay suficiente espacio para nque los niños puedan disfrutar sin molestar a nadie. La arena es perfecta para la relajación y el bronceado. Como puedes esperar de una playa Bandera Azul, los restaurants en el malecón son de primer nivel asegurando una buena comida.

Esta lista es sólo una pequeña mirada de las excelentes playas que puedes encontrar. Eso sí, mientras tenga Bandera Azul, espera altos niveles de satisfacción. Si bien las mejores épocas para visitar la Costa Brava son entre mayo y junio (antes de las multitudes) y septiembre a octubre (después de las multitudes), la belleza y calidad del lugar te aseguran que si encuentras una playa atestada, siempre puedes ir a la siguiente a relajarte.