La Playa Blanca se encuentra cerca de Puerto del Rosario, podemos llegar haciendo un corto paseo. Es una playa semiurbana de arenas son finas y doradas del este de la isla de Fuerteventura. La playa tiene un kilómetro de longitud por unos 45 metros de ancho, aproximadamente.

El ambiente es tranquilo y familiar, con un grado de ocupación media. Las importantes infraestructuras de servicios de todo tipo garantizan una estancia agradable. De todas las playas de la capital, sus habitantes tienen a Playa Blanca como la predilecta. El topless no es común y el nudismo no es aceptado aquí. El paseo marítimo está lleno de restaurantes y bares, y por la noche se anima mucho y es muy divertido.

El oleaje de la zona es moderado, pero suele soplar viento fuerte. Por ser una playa abierta al Océano Atlántico y, por no tener ninguna barrera de protección por medio, y eso la hace peligrosa para el baño. Este viento hace de la playa un paraíso para los surferos. Kitesurf, windsurf, surf y todas las modalidades de deportes con viento y oleaje son practicados aquí, en especial en invierno.

Si no has probado realizarlos, aprovecha que en Playa Blanca podrás encontrar muchas escuelas con cursos rápidos para principiantes.

Para llegar, puedes acceder en guagua o en coche, ya que hay un aparcamiento donde dejarlo.