Home
Home > Zonas Geográficas > América del Norte > Platos típicos de México

Platos típicos de México

La gastronomía mexicana cuenta con una gran variedad de productos que le permiten sazonar sus platos con sabores intensos y calidades distintas. Desde pescados a la antigua usanza de Michoacán, hasta preparados como la salsa guacamole. Sus platos regionales son una variada fiesta para el paladar de millones turistas que suelen necesitar varios días de reposo después de un banquete mexicano. Son innumerables las delicias que los mexicanos pueden preparar con sus productos estrella: el maíz, los chiles, los frijoles y el nopal.

Platos principales

Enchiladas: similares a los tacos, pero con mucho picante, sin cereales dentro y con abundante queso. Hay quienes las gratinan al horno no solo por el queso que las cubre, sino también por el que hay dentro. Como suele ocurrir con este tipo de comidas, existen diferentes recetas dependiendo de la región.

Tacos mexicanos: son tortillas de maíz rellenas con pollo o cualquier otra variedad de carne, chiles rojos, verdes y amarillos, tomates y cebollas. Se puede decir que son un clásico en cualquier comida mexicana y, probablemente, uno de sus platos más conocidos internacionalmente.

Fajitas: las fajitas son uno de los platos más populares y consumidos dentro de la gastronomía mexicana. Este plato consiste en tiras de carne asada a la parrilla junto con una variedad de verduras, entre las que se suelen encontrar: cebollas, chiles, zanahorias, maíz dulce, etc. Estos ingredientes se acompañan de alguna salsas, habitualmente salsa guacamole, salsa de tomate o salsa de queso, entre otras. Todo ello se sirve sobre una tortilla de maíz o trigo, la cual se enrolla, pero se deja abierta por los dos extremos.

Burritos: se trata de un plato muy similar a las fajitas y los tacos, pues también consiste en una tortilla de maíz o harina de trigo rellena de carne asada y algunas verduras, como chiles, aunque tanto la carne como las verduras son ingredientes opcionales. La principal diferencia es que incluyen frijoles fritos, ingrediente que no puede faltar en este plato, y que la tortilla va cerrada por uno de los extremos.

Pozole blanco: en realidad, de este plato también existen versiones rojas (como la que se hace en Jalisco) y la versión verde (habitual en la Costa de Michoacán). Es una sopa hecha a base de un tipo concreto de maíz conocido como cacahuazintle, a la que se le añade carne de cerdo o pollo como ingrediente complementario.

Empanadas: este plato, realmente, se toma en toda Latinoamérica y, en la actualidad, ha traspasado barreras y se cocina en casi cualquier parte del mundo. De igual manera, en México la receta varía según regiones. En el norte, son comunes las empanadas rellenas de ingredientes dulces; en las zonas de la costa, se añaden pescados y mariscos. En Oaxaca se añaden diferentes variedades de mole, y en la ciudad de Pachuca (Hidalgo) es común añadir carne y patata.

Nachos: hoy en día, los nachos son famosos en el mundo entero. Se trata de pequeñas tortillas de maíz o de harina de trigo fritas y a las que se le da forma triangular. Normalmente, se sirven cubiertas de abundante queso, pero también se añaden otros ingredientes, como chiles jalapeños o cualquier otra variedad de chile (normalmente, alguno picante).

Quesadillas: este plato incluye también tortillas de maíz o de trigo y su ingrediente principal es el queso, de ahí su nombre. Se elaboran a la plancha o a la parrilla y se añade queso hasta que éste queda fundido. Si solo se emplea una tortilla, entonces se sirven plegadas. Si se coloca una tortilla encima de la otra (de manera que el queso y el resto de ingredientes quedan de relleno), entonces se las denomina sincronizadas. Cuando se incluyen otros ingredientes aparte del queso, suelen llamarse simplemente dobladillas.

Camarón en aguachile: también denominado simplemente aguachile, es un plato mexicano original de la región de Sinaloa. Su ingrediente base son los camarones, aunque también se añaden otros ingredientes complementarios para potenciar su sabor. Así, los ingredientes principales de este plato son: camarones, pepinos, chiles serranos picados, cilantro, jugo de limón, jugo maggi (sazonador), cebolla morada, sal y pimienta.

Huarache: este plato se denomina huarache porque la forma que tiene recuerda a las sandalias del mismo nombre que acostumbran a calzar los indígenas. Se hacen con masa de maíz, más gruesa que la de las tortillas, y por lo general su forma es ovalada. Se hacen a la plancha y se cubren de varios ingredientes, entre los que se incluyen los frijoles, la lechuga, el queso fresco, salsas y el relleno principal, que suele ser carne de pollo, aunque también los hay de bistec y de chorizo.

Queso oaxaca: esta variedad tan particular de queso también es conocida como queso de hebra o quesillo. Se trata de un queso blanco y medio duro de vaca, cuyo origen se sitúa en la región de Valles Centrales (Oaxaca). Es un queso excelente para ser fundido y, de hecho, gracias a esta característica se emplea como ingrediente base del aperitivo conocido como queso flameado, que también lleva chorizo rojo. Es también el queso empleado para hacer quesadillas.

Queso panela: esta variedad de queso consiste en un queso fresco muy popular en México y de aspecto similar al queso de cabra y al queso ricotta de la cocina de Italia. Es suave al tacto, de color blanco y quebradizo como el queso feta de la cocina griega, porque, de hecho, este queso es herencia de la gastronomía de Grecia. Se utiliza para acompañas ensaladas, tacos, chiles o burritos, entre otros.

Banderillas: las banderillas no son más que una salchicha empanadas con masa frita en aceite, de manera que quedan crujientes. Se sirven en una brocheta y se les añade alguna salsa picante, como tabasco. Constituyen un aperitivo muy popular en México.

Tortas mexicanas: la torta mexicana es una especie de sándwich hecho de pan, que puede ser pan telera, birote o bolillo. Éste se parte por la mitad y se rellena de varios alimentos, que varían según la región donde se sirva. Las tortas mexicanas pueden servirse frías o calientes y se pueden encontrar en locales denominados torterías o en puestos callejeros. Se suelen aderezar con mayonesa, crema, jitomate, frijoles, mostaza y cualquier variedad de chile, incluso con varios chiles a la vez, y también se incluyen salsas típicas mexicanas, tales como el guacamole. En 2014 se celebró la Feria de la Torta, en la que más de 90 expositores preparaban su propia versión de la famosa torta mexicana.

Pollo con salsa pipián: el pollo en salsa pipián es pollo aderezado con la famosa salsa pipián mexicana, la cual se prepara con semillas de calabaza y chile verde, lo que le proporciona su característico color verdoso. El pollo se cuece con ajo y cebolla y, después, se cubre con la salsa.

Ceviche de pescado: el ceviche es uno de los platos más tradicionales de México y, en general, se consume en toda América Latina. Se elabora a base de pescados blancos, como merluza, lenguado, corvina, etc. y también pueden incluirse mariscos. A estos ingredientes, se añaden ramas de cilantro, cebollas moradas, chiles rojos, limón, pimienta y sal. El resultado final se asemeja a una especie de ensalada de pescado.

Alitas de pollo en salsa BBQ: las alitas de pollo en salsa barbacoa o barbecue son un plato internacional, pero las que se preparan en México se distinguen por incluir chiles chipotle, los cuales se consideran la variedad de chile seco más picante.

Huevos rancheros: hay quien dice que el origen del término huevos rancheros se remonta a la época en que los jornaleros trabajaban en sus ranchos, cuyo desayuno diario era este plato y de ahí su nombre. Este plato también se conoce con el nombre de desayuno ranchero. Consiste en huevos fritos acompañados por dos tortillas de maíz o de harina de trigo también fritas. Se cubren con pisto, hojas de cilantro y chiles picantes. También pueden incluirse frijoles o arroz.

Tamales yucatecos: existen cuatro variedades de tamales yucatecos. Son similares a las hallacas venezolanas, pero, a diferencia de éstas, se cocinan al vapor o al horno. El tipo de tamal más conocido es el tamal sin hoja, conocido bajo el nombre de tzacol, término de la lengua maya que significa Dios del Cielo y se aplica a esta comida porque se dice que es un manjar de los dioses del cielo. Se preparan con guiso de pollo y cerdo en achiote, que se introducen dentro de una masa de maíz.

Chiles

Los chiles son, en realidad, pimientos y son un ingrediente indispensable en la comida mexicana, ya desde la época Prehistórica, cuando se inventaron recetas que aún a día de hoy se siguen cocinando. Su origen es, en efecto, de México y, en general, de América del Sur y América Central. Existen con una gran diversidad de formas y colores, y los hay picantes y no picantes. Pueden consumirse secos o bien frescos. A continuación se citan algunos de los chiles más conocidos.

Chiles frescos

Chile chilaca o pasilla: es de color verde oscuro, casi negro, con forma alargada, ligeramente plana y retorcida. Es picante y se toma fresco, aunque también puede tomarse seco, en cuyo caso es habitual llamarlo Pasilla. Se cultiva especialmente en los estados de Michoacán, Jalisco y Nayarit.

Chile habanero: de color verde claro, aunque cuando madura el color pasa a ser amarillo-anaranjado. Su textura es suave y es considerado como la variedad de chile más picante de todas. Es un ingrediente básico en la comida Yucateca y suele tomarse cuando aún es de color verde claro o amarillo, es decir, cuando todavía no ha madurado por completo. No se toma seco.

Chile güero: en realidad, este nombre se aplica a toda variedad de chile que sea de color amarillento, “rubio” o verdoso-amarillento. Los chiles güeros varían en cuanto a forma, sabor, tamaño, intensidad del picor, etc. dependiendo de la región de México donde se cultive.

Chile jalapeño: este nombre proviene del hecho de que se dice que son originales de Jalapa (Veracruz), aunque en la actualidad ya no se cultivan allí. Son chiles fresos, de color verde o verde oscuro, con forma cónica y alargada que a veces son puntiagudos. La piel se caracteriza por ser brillante. Son muy picantes.

Chile manzano: se trata de un chile fresco en forma de cono, carnoso y con piel brillante de color amarillo intenso. Se considera un chile extremadamente picante, casi al mismo nivel de intensidad que el chile habanero. Es denominado con diferentes nombres según la región; así, en Michoacán lo llaman “chile perón”, en Veracruz “chile cera” y en Oaxaca “chile canario”, debido a su color amarillento. Cuando se toman secos, reciben el nombre de “chile de cascabel” y adoptan un color rojo oscuro.

Chile serrano: es un chile de color verde y de forma cilíndrica que, en ocasiones, termina en punta. Es pequeño (unos 3-5cm de longitud) y es considerado picante. Habitualmente, se come maduro (fresco). Cuando madura, se vuelve de color rojo. Se cultiva en las sierras de Puebla e Hidalgo, de ahí que se denomine “chile serrano”.

Chile poblano: es un chile de tamaño grande (suele medir unos 12cm de largo y 6cm de ancho), carnoso y en forma de cono plano que suele tomarse fresco. Su color es verde oscuro y de piel brillante. No se considera muy picante, pero sí que tiene un sabor característico. Este es el chile más utilizado en la gastronomía mexicana y, por ello, es el más cultivado en el país.
Chile verde: esta es la denominación que se da a todos los chiles de color verde. Por tanto, los mencionados anteriormente, como el chile serrano, el jalapeño o el poblano, entrarían dentro de este grupo. No obstante, en el centro del país, si se habla de “chile verde”, se hace referencia siempre al chile serrano; en caso contrario, se suele hablar directamente de “chile jalapeño”.
Chile pimiento morrón: esta variedad de chile fresco es prácticamente siempre de color verde oscuro o rojo, pero también los hay amarillentos e incluso anaranjados. Son de gran tamaño y carnosos. Por lo general, comúnmente se hace referencia a esta variedad de chile como “pimientos” o “pimientos morrones”. Es considerado como un tipo de chile de sabor dulce. No obstante, no suele emplearse como ingrediente en la gastronomía mexicana, sino simplemente para decorar.

Chiles secos

Chile ancho: se trata de un chile seco de color café-rojizo que mide unos 12cm de largo y 7cm de ancho con forma de triángulo. Son flexibles al tacto. Es la variedad seca del chile poblano.

Chile cascabel: consiste en un chile seco, de forma redondeada e incluso esférica, de color café-rojizo y moderadamente picante, aunque su sabor se considera agradable. Se utiliza para la elaboración de salsas picantes. El nombre de “chile cascabel” se deriva del hecho de que, si lo agitamos, se oyen sus semillas como si se tratara de un cascabel o una sonaja.

Chile Chilcostle: este chile seco es de color rojo oscuro y de tamaño grande (12-15 cm de largo y 3cm de ancho). Es picante y se cultiva especialmente en la región de Oaxaca, concretamente en Cañada Chica, lo que hace que sea complicado encontrarlo en el resto del país. Se emplea para la elaboración de salsas, guisos, moles…

Chile catarina: este chile también se conoce con el nombre de “chile Catarinita”. Es de color verde, rojo cuando madura. Cuando se seca, adquiere un color rojo-sepia. Su forma es ovalada y termina en punta. Se utiliza para darle un color rojizo a salsas, guisos, sopas, adobos… Se cultiva en Aguascalientes y también al sur de EE.UU.

Chile Chilhuacle: esta denominación engloba tres variedades de chile seco: el negro, el rojo y el amarillo. Esto se debe a que comparten varias características, tales como su origen oaxaqueño, al secarse mantienen su forma original sin arrugarse y su piel es tersa. El nombre de esta variedad de chile proviene del Náhuatl y literalmente significa “chile viejo”.

Chile Chipotle: se trata de un tipo de chile seco y ahumado, de color café oscuro, con textura arrugada y considerado el chile seco más picante de todos. Es la variante seca del chile jalapeño. El nombre “Chile Chipotle” también proviene de la lengua Náhuatl y significa “chile ahumado”.

Chile piquín: este nombre se emplea para hacer referencia a todos los chiles que sean de tamaño pequeño y de forma redonda, ovalada y ligeramente cónica. Cuando son frescos son de color verde y, al secarse, adquieren un color rojo sepia.

Chile árbol: son una variedad de chiles alargados y delgados (7cm de largo y 1 cm de ancho aproximadamente). Cuando son frescos son de color verde, pero al madurar adquieren un color rojo. Se pueden encontrar en los mercados populares con facilidad. Su sabor es muy parecido al de los chiles serranos y son muy picantes. De hecho, se emplean para dar sabor picante a una gran variedad de guisos.

Salsas

Las salsas frescas, picantes y con un toque ácido son un pilar básico en todo menú mexicano; de hecho, lo que distingue la comida mexicana del resto son sus salsas, cada una con un sabor característico. En muchos platos incluso se mezclan varias salsas al mismo tiempo, lo que proporciona un sabor y una textura únicos al paladar. A continuación enumeramos las principales salsas de la gastronomía mexicana:

Guacamole: salsa elaborada con aguacate. Existen muchas variantes de una zona a otra pero los ingredientes más comunes son aguacate, cebolla, clile verde y unas gotas de limón, aunque muchas gente le añade tomate asado, seco o fresco.

Salsa roja: se elabora con tomates cocidos, cebolla, ajo, chiles picantes (como jalapeños o manzanos) y ramas de cilantro fresco.

Pico de gallo: esta salsa es muy popular en la gastronomía de México y se elabora con cebollas, tomates y chiles jalapeños, así como zumo de limón olima. También se conoce con el nombre de salsa fresca. Es una salsa habitual en las fajitas y los tacos.

Salsa verde o tomatillo: sus ingredientes son los tomatillos, la cebolla, el ajo, los chiles picantes y el cilantro. Se añade a todo tipo de platos, como los tacos, las quesadillas, las fajitas, los burritos, las enchiladas…

Salsa de mango: tiene un sabor entre dulce y picante, y se elabora con mango (de ahí su nombre), chile cascabel rojo. cebolla, chiles picantes y cilantro. Se añade a cualquier tipo de pollo asado o pescado, así como salsa dip para los nachos.

Mole: de esta salsa toman el nombre varias variantes mexicanas. Básicamente, en su versión más tradicional, es una salsa preparada con cacao, chiles de diferentes tipos, tomates, almendras, pasas, canela, perejil y otras especias.

Salsa picante: este es el nombre genérico que se emplea para hacer referencia a casi cualquier salsa que sea picante dentro de la cocina mexicana. Como tal, se aplica a casi cualquier plato.

Salsa para enchilada: esta salsa es específica de las enchiladas y se emplea básicamente para darle un toque picante a este plato. Incluye chiles picantes, cebolla, ajo, salsa de tomate y otras especias.

Salsa Tabasco: esta salsa de sabor picante se prepara con chile tabasco rojo, vinagre, sal y agua, todo ello macerado en barriles de roble. Es originaria del estado mexicano de Tabasco (de ahí su nombre), aunque en la actualidad se ha comercializado como un producto estadounidense y se vende en todo el mundo.

Salsa chamoy: esta salsa se elabora a base de fruta deshidratada, chiles picantes, elote (mazorca de maíz), sal, azúcar, vinagre y agua. Su sabor es una mezcla entre picante, ácido y dulce. Las frutas que se emplean para su elaboración suelen ser el chabacano o el mango. Su aspecto es de color rojizo.

Salsa de jumiles: los jumiles, chinches de monte o xotlinillis son unos insectos hemípteros comestibles y son el ingrediente principal de esta salsa, tal y como su propio nombre indica. Es consumida especialmente en los estados de Guerrero y de Morelos. Su sabor recuerda a la canela, debido a los tallos y las hojas de encinos de los cuales se alimentan estos insectos.

Salsa de queso cheddar: esta salsa se emplea para dipear, es decir, para mojar. Habitualmente, acompaña a los nachos y se sirve caliente, con lo que el queso queda fundido. El ingrediente principal de esta salsa es, como su nombre indica, el queso cheddar, así como queso de untar, leche, mantequilla, harina de maíz, pimentón dulce y chiles picantes. Su color es amarillento-anaranjado, a causa del al queso cheddar.

Postres

Ate de mamey: el ate de mamey son, en realidad, trozos del fruto del árbol mamey confitados. Para su preparación se necesitan mameys maduros, almendras picadas, azúcar, canela y aceite vegetal. Se tritura todo y se hace una mezcla homogénea hasta que se forma un almíbar ligero. Se mezclan todos los ingredientes hasta que la mezcla se asemeja a un puré y, finalmente, se ponen en un molde para darle forma de pequeños dados. Se dejan enfriar en la nevera antes de servirse.

Besos de coco: los besos de coco son un postre típico mexicano que también se conoce con el nombre de besitos de coco. Se elabora con leche condensada, extracto de vainilla y coco rallado. Todos estos ingredientes se deben mezclar hasta formar una masa homogénea que, finalmente, se horneará.

Cacahuetes garrapiñados: para la elaboración de este postre se necesitan cacahuetes crudos con cáscara, azúcar, agua y colorante vegetal rojo. Todos estos ingredientes se mezclan y se dejan hervir a fuego medio, hasta que se convierten en una mezcla reseca similar al caramelo.

Dulce de alfeñique: se trata de una figurilla, habitualmente con forma de calavera, de caramelo o confitura y que se prepara a base de azúcar pura de la caña. Este dulce se prepara desde los tiempos coloniales en gran parte de Latinoamérica. La forma de calavera se debe a que es un dulce que suele tomarse el 2 de noviembre, es decir, el Día de los Muertos. También se conocen con el nombre de calaveritas de azúcar. Su elaboración requiere del empleo de varias técnicas artísticas. Además, durante el Día de los Muertos, se celebra la famosa Feria del Alfeñique y del Dulce Regional, que se lleva a cabo desde 1989 y en ella se ven infinidad de puestos callejeros en los que se vende este dulce.

Dulce de guayaba: este postre es similar al dulce de membrillo que se elabora con guayabas, una fruta muy popular en México y Colombia y que se considera que tiene propiedades beneficiosas para la salud, entre otros motivos porque tiene un alto contenido en Vitamina C. Este dulce se elabora con guayaba, azúcar o panela, canela y agua.

Manzanas acarameladas con sabor a vino: las manzanas acarameladas o embrujadas son también un dulce típico del Día de los Muertos y la Noche de Halloween. A las manzanas (que deben ser rojas y de tamaño medio) se les añaden otros ingredientes como una taza de vino tinto, agua, crema batida, colorante rojo y azúcar. Existe una versión para niños en la que no se emplea vino tinto, sino jarabe de maíz.

Muéganos: este postre es típico de la ciudad de Huamantla, en el estado mexicano de Tlaxcala. Este dulce consiste básicamente en mezclar palomitas de maíz con jarabe de piloncillo fundido. El piloncillo es un jarabe que se prepara a partir el jugo de la caña de azúcar tras haber sido puesta a remojo y hervido.

Pastel de zapote negro: el zapote negro es una fruta procedente del árbol del mismo nombre y cuyo sabor recuerda en gran medida al del chocolate, por lo que se dice que este pastel podría ser el sustituto del pastel de chocolate, y mucho más sano. Tras triturar la fruta hasta que se consigue una especie de puré, se mezcla con azúcar morena, plátano y azúcar granulado. Esta masa se pone en un molde y se hornea hasta que se consigue un pastel o pudin firme y esponjoso. Se sirve frío.

Bebidas

Aguas frescas: el nombre aguas frescas se aplica a aquellas bebidas no alcohólicas hechas a base de agua, frutas, flores o granos, y azúcar. Estas bebidas se toman durante la comida o el almuerzo, y suelen elaborarse en casa. Las más populares son la limonada, el agua de jamaica, la naranjada, el tamarindo y la horchata de arroz. Se sirven frías y son más típicas de primavera y otoño.

Tequila: el tequila es una bebida alcohólica originaria del municipio de Tequila, en el estado de Jalisco. Su elaboración consiste en la fermentación y el destilado del juego del agave azul (agave tequilana). Esta bebida se considera la más conocida internacionalmente y representativa del país. Es tradición beberlo con sal y limón, debido a que antiguamente en las fronteras de México se servía tequila barato, el cual no se elaboraba con agave azul sino con alcoholes agrícolas que le daban un sabor desagradable. La sal y el limón se añadían para rebajar este sabor.

Mezcal: el mezcal es otra bebida alcohólica que se elabora a base de los azúcares extraídos de las cabeza o piñas maduras de varios tipos de agave. Es una bebida incolora o ligeramente amarillenta.

Pulque: esta bebida alcohólica fermentada es tradicional de México y de origen prehispánico. Se prepara a partir de la fermentación del mucílago, popularmente conocido con el nombre de aguamiel, el agave o el maguey pulquero. Aunque se consume en todo el país, es especialmente popular en Guanajuato, Guerrero, Michoacán, Oaxaca, Puebla, Hidalgo, Veracruz y San Luis Potosí, entre otros.

Tepache: el tepache es otra bebida fermentada muy popular en México, aunque su nivel de alcohol es bastante bajo. Su sabor es similar al de la cerveza, salvo que tiene un toque dulce. Es habitual que para su elaboración se emplee maíz, especialmente en las comunidades indígenas de Oaxaca, Querétaro, Puebla, Sinaloa, Yucatán, Chiapas, Tabasco… Se considera que esta bebida se tomaba ya como símbolo de culto religioso en los tiempos de los mayos. Actualmente, se obtiene de la fermentación de frutas variadas como la piña, la manzana, la guayaba o la naranja, entre otros. Se puede comprar su versión comercializada en supermercados o también su versión casera, de venta en algunos puestos callejeros.

48 comentarios

  1. sergio algarra

    Gracias, muy bueno.

  2. Super ultra y mega rico me encanta, menos los nachos.

  3. Un artículo genial y muy completo… ¡qué buena pinta tiene todo! Un abrazo.

  4. Yo amo esta comida, en especial la picante. ¿Por qué será? ¡Porque soy mexicana! :D

  5. No hay nada mejor que la comida mexicana. Me siento muy afortunada de haber nacido en México, ya que su cultura, gastronomía, lugares turísticos, historia, música y vestimenta son muy auténticos. Os invito a conocer México :)

  6. Me encanta la comida mexicana, sobre todo los tacos y las empanadas con salsa guacamole.

  7. Para mí, la comida más rica que he probado nunca es la mexicana aunque yo soy de Colombia. Los tamales, los tacos, las enchiladas… son lo más delicioso que he probado en mi vida. Los mexicanos deben sentirse orgullosos y, en serio, recomiendo a todo el mundo ir a México, ya que es un país precioso y no hay mejor lugar en el que comer comida mexicana que en México.

  8. La comida mexicana está buenísima.

  9. ¡Mmmmm…! ¡Qué rico! Qué buena pinta.

  10. catalina duarte

    ¡Ay, por favor, qué bueno! Gracias.

  11. La comida mexicana es muy sabrosa. Soy peruana y la he probado en múltiples ocasiones. Tiene mucha diversidad de platos típicos y todos muy sabrosos.

  12. ¡Me ha gustado mucho! ;)

  13. Nací en Idaho (EE.UU.), pero mis padres son mexicanos. Me vine a vivir con mis abuelos a la edad de 15 años, así que llevo más de 20 aquí en Texcoco y mis padres mas de 35 viviendo fuera de mi país, donde crecí y viví. La comida que tomaba de niño era una comida bastante desabrida, sin un sabor típico; comía chilaquiles pero con sabor americano. Cuando me vine a vivir a aquí, ya no volví a EE.UU.. Me casé con una Italiana y me enseñó más sobre gastronomía. Ella prepara unas pastas muy buenas, yo preparo unas carnes BBQ americanas y ensaladas mexicanas que combinan muy bien con pastas, pero no solo consiste en tacos, mole o pozole, sino que también hay cochinita, huazontles, chiles en nogada o rellenos, pollo al pibil, barbacoa de borrego de horno en tierra, birria de chivo, las tortas (que son un clásico), las garnachas típicas, los tamales, que son una delicia y un clásico también que no puede faltar en los desayunos de muchas personas, pescado empapelado, cóctel de camarones, los famosísimos “vuelve a la vida” o mariscadas, laensalada de nopalitos y habas, las carnes de cerdo, cortes como arracheras o tampiqueñas, los chilaquiles, huevos en todas sus facetas, desde divorciados, ahogados y al albañil y volteados… En fin, la gastronomía mexicana abarca desde vegetales, carnes de borrego, chivo, venado, puerco, pollo, gallina, etc., Y también maíz, trigo, avena… os invito a todos los extranjeros a que probéis las comidas mexicanas, son las más completas del mundo y muy variadas, de verdad, ¡no hay nada igual!

  14. Yo soy guatemalteco, pero amo México como si fuera mi segundo hogar y me encanta la comida de México. Yo invito a todos a que la prueben.

  15. No sabéis lo que os perdéis si todavía no habéis probado la gastronomía mexicana. Sus platos son los más reconocidos en todo el mundo, por los tacos o el pozole, entre otros.

  16. ¡Todo delicioso! :P

  17. ¡Me gustan!

  18. Princesita y Angel

    A mí me encanta la mole, es una comida muy rica.

  19. ¡Muy bien!

  20. Soy italiana y amo México. Dentro de 5 años me voy a vivir a allí.

  21. La verdad es que todos estos platos están buenísimos. Lo sé porque soy de México. La gente aquí es muy humilde. Si venís a aquí os sentiréis como en casa, porque aparte de la gastronomía, tenemos una flora y una fauna preciosa, además de nuestras playas. En fin, lo mejor es que vengáis a visitarnos, os aseguro que os va a encantar.

  22. ¡Gracias! :D

  23. wendy nallely lara

    Pues a mí y a mi familia nos encanta la comida mexicana. Está buenísima… para chuparse los dedos, vamos :P

  24. vanezza moxa

    Me ha gustado mucho toda esta comida :)

  25. ¡México, te llevo en el corazón! Riquísima la comida mexicana, la adoro, porque tiene una gran variedad de sabores y texturas y está todo buenísimo.

  26. ANDRESFELIPE

    ¡Qué buenos esos tacos!

  27. La gastronomía de México es una de las más deliciosas a nivel mundial y no es que carezca de estilo o le sobre sabor, podría decirse que es por sus condimentos y porque está muy bien preparada, con sabores inigualables y, sobre todo, porque se prepara con ingredientes de cada región que exaltan los sabores en cada cucharada: dulce, salado, ácido, picante… La comida mexicana es única y, bueno, me gustaría que probaseis una gordita de chicharrón con queso fundido con salsa y lechuga doradita y recién hecha para poder opinar y saber si os gusta o no.

  28. Buenas a todos,soy español y quería decir que no hay una comida mejor que otra, lo que a una persona le puede parecer un manjar a otra le puede hacer vomitar. Es una cosa cultural y la gente que no aprecia la gastronomía de otros países es porque su paladar no está acostumbrado a comer esas cosas. La comida mexicana está muy buena. Saludos a todos.

  29. darllys montaño tordecilla

    Soy colombiana y la verdad es que me gustaría ser chef y me encantaría ir a México, porque me encantan sus platos típicos. Mi país tiene platos muy ricos, pero la verdad es que me gustaría aprender sobre los platos de México, ya que me encantan, los adoro. Como decís muchos, estaría genial conocer un país tan querido.

  30. ¡Muy rica la comida mexicana!

  31. ¡Qué rico! :P

  32. Me encantan los tacos, el pozole y las tortas :D

  33. Al ver esto ahora quiero… ¡comida! Pero solo si es de México.

  34. La comida de México es la mejor… ¡mmmm…!

  35. lactancia materna

    Los tacos están fabulosos.

  36. ¡Mmmmm…! Qué rico el mole, me gusta mucho.

  37. Se caracteriza principalmente por la variedad de chiles.

  38. ¡Está deliciosa la comida mexicana!

  39. No todos los platos son picantes, pero sí que todos son sabrosos. ¡Una delicia!

  40. LA EXPERTA : )

    La mejor comida es la de México :D

  41. ¡Están muy ricos todos!

  42. greysi falla hernandez

    Los platos típicos mexicanos son exquisitos.

  43. Hola, bueno yo soy de México y os cuento que la comida mexicana es muy rica. Sí, hay algunos platos picantes, pero ¡están riquísimos!
    Por ejemplo en EE.UU., la comida está desabrida, un ejemplo son los hot dogs, a los que solo les ponen el pan y la salchicha; en cambio, aquí en México le ponemos el pan, la salchicha, guacamole, mayonesa, tomate, cebolla, mostaza, ketchup y alguna salsita casera, entre otras cosas. ¡Mmm… qué rico!

  44. Hola, soy de Bolivia, pero quiero decir que me encanta México, además de que quiero aprender a cocinar sus platos.

  45. De verdad, los tacos están riquísimos.

  46. Yo creo que los platos mexicanos están muy buenos y la gente mexicana es muy amable. ¡Orale…!

  47. ¡Qué ricos!

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>