Este antipasto es común en Italia central y la receta puede variar según cada región. Se trata de rebanadas de pan con sabor a ajo que se doran en un horno especial llamado brustolina, de forma que quedan tostadas. Una vez doradas, se les añade aceite de oliva, pimentón molido, sal, especias al gusto y diferentes hortalizas. Tienes más información en: “Comida italiana: recetas de los platos y postres típicos“.

Tienes más información en: "Comida italiana: recetas de los platos y postres típicos".