Para freír la trucha, se debe empapar en leche, rebozar en harina y, después, freír en abundante aceite. De este modo, la trucha se queda dorada y crujiente. Finalmente, se le añaden unas rodajas de limón y unas hojas de perejil picado y listo. Es un plato típico de las regiones de Ayacucho, Puno y Cusco (Perú). Tienes más información en: “¿Cuáles son los platos típicos de la región amazónica de Perú?“.

Tienes más información en: "¿Cuáles son los platos típicos de la región amazónica de Perú?".