El Parque de Doña Casilda Iturriza de Bilbao es una de las principales zonas verdes de la ciudad. En su interior alberga varios monumentos, espacios naturales y el Museo de Bellas Artes.

Fue construido en 1907 por el arquitecto Ricardo Bastida y el ingeniero Juan de Eguiraun. Los terrenos fueron donados por Casilda Iturriza —en cuyo honor se bautizó al parque. Se trata de una obra de estilo romántico y que se asemeja a un jardín inglés.

El parque cuenta con 8,52 hectáreas y más de 1500 especies botánicas, de entre los que destacan 486 ejemplares de árboles exóticos de los cinco continentes. Además, en su estanque conviven distintas especies de cisnes y patos, lo que le ha conferido el apodo de “Parque de los patos”.

En la actualidad cuenta con diferentes atracciones como “La Pérgola” en la que se realizan actuaciones, o la fuente cibernética que ofrece espectáculos de agua, luz y sonido a cada hora durante los meses de vacaciones. El parque también cuenta con un carrusel de estilo clásico, varias canchas de baloncesto de acceso libre y una amplia zona de juegos infantiles.

En sus campos se encuentran el homenaje al payaso Tonetti (escultura de Eduardo Chillida) y la efigie de Casilda de Iturrizar y Urquijo (de Aureliano Valle). Desde 1945 Museo de Bellas Artes de Bilbao abre sus puertas al público.

El parque está abierto a todas horas. Para llegar puedes ir en tranvía, bajando en las paradas de Guggenheim, Abandoibarra o Euskalduna. En autobús se debe tomar las líneas 1, 10, 13 o18. En metro se debe ir hasta la parada de la Plaza Moyua.