El Parque de Castrelos es un parque urbano que sirve como área de ocio, deportiva, lugar de conciertos y el gran pulmón verde de Vigo. Fue donado a la ciudad por el Marqués de Alcedo, su antiguo propietario.

Esta verdadera joya de más de 24 hectáreas de extensión tiene variedad de jardines e instalaciones que la ciudad disfruta todo el año. Entre las que hallamos uno de los mejores auditorios al aire libre de España. Situado en la zona central y dividido en dos por un foso con agua, tiene forma de anfiteatro romano porque aprovecha la ladera de la colina donde se sitúa.

Un lago artificial, con cascadas y chorros de agua con desniveles, es habitado por aves acuáticas que conviven entre los paseantes que atraviesan el lago por el puente que lo cruza.

En la segunda mitad del siglo XVIII fue construido el Pazo Quiñones de León, que hoy en día alberga un museo en el que podemos visitar salas de arqueología, pintura gallega, arte decorativo y, entre otras muestras, ver una colección de cerámica de Sagardelos. Justo a sus espaldas se puede visitar el jardín francés. Con un diseño que nos recuerda los jardines de Versalles, con un laberinto de mirtos que en el centro tienen una fuente con delfines de granito.

A la derecha del jardín francés encontramos el Jardín Inglés, con la tradicional estética de flora en apariencia de libre crecimiento que caracteriza este tipo de jardines, con “La Fuente de Neptuno” en su interior.
La Rosaleda a la izquierda del jardín francés es un paseo con esculturas y arcos por donde trepan los rosales.

Todo este parque de jardines románticos y muy cuidados son el sitio predilecto para desarrollar actividades por los vigueses.