En la pradera del Pirineo Aragonés se encuentra el fantástico balneario de Panticosa, a unos 1.600 metros de altitud. Destaca por sus excelentes condiciones de clima y propiedades terapéuticas que provienen de sus manantiales.

Panticosa balneario valle

El balneario forma un círculo glaciar cubierto de depósitos, de aquí emergen con potencia diferentes manantiales de diferentes temperaturas. Hay documentos históricos que prueban que Panticosa era ya conocido y utilizado por los romanos. La mejor de las pruebas fueron las monedas de Tiberio encontradas en el manantial que lleva su nombre.
A lo largo del siglo XIX Panticosa se convirtió en uno de los balnearios más prestigios de España, que llegó a albergar en toda la villa alrededor de mil 500 personas.

Panticosa, Balneario casas

La arquitectura ostentosa que se construyó tenía influencia estética francesa muy lujosa, que fue apreciada por las personas ilustres de la época, que representaban la alta burguesía aragonesa, vasca, catalana y madrileña.

A mediados del siglo XX, La Toja y Panticosa eran los balnearios más selectos de España, con seis hoteles y una saludable atmósfera de montaña. Además de estos beneficios termales se puede practicar el esquí alpino y de travesía, la escalada, el senderismo y algunos deportes náuticos, al igual que los paseos a caballo, práctica del parapente, el descenso de los ríos y la pesca.

Descenso desde la cumbre al Balneario de Panticosa.

Get the Flash Player to see the wordTube Media Player.