El Palacio Real fue construido para ser el hogar de los Reyes de Bélgica, por Guillermo I en el siglo XIX, exactamente en 1779. Leopoldo II amplió el lugar.  Tal como se espera que sea un hogar para la realeza, este palacio tiene una construcción arquitectónica que se caracteriza por el cuidado en los detalles y acabados de lujo, un comedor muy bonito y decorado recargado al más puro estilo de los reyes .

Palacio Real - Bruselas

Los turistas y ciudadanos pueden visitar el palacio, aunque con cierto impedimento, pues sólo algunas salas son accesibles. De lo que puedes  ver, destaca la Sala del Trono. Decorada con impresionantes lámparas de araña y hermosos tapices españoles es todo un esplendor para los ojos. Destacan además de su variada colección de tapices, las pinturas de Van Dijck y Rubens, entre otras.

Sala del Trono- Bruselas

Aunque la familia real ya no vive en el palacio (ellos viven en Laeken, norte de Bruselas), éste es utilizado para realizar eventos oficiales y como recepción real.

La visita para turistas y público en general se ha programado para finales de julio hasta antes de la primera mitad de setiembre.

El museo abre sus puertas de martes a domingo de 10:30 a 16:00. La entrada es gratuita. Llama antes de ir o consulta en algún periódico de la cuidad, pues por eventos oficiales  el horario de visita puede cambiar.

Comedor - Palacio Real de Bruselas

La dirección es Rue Bredeorde16, en frente del Parc de Bruxelles ( Parque de Bruselas) . Puedes llegar al Palacio Real utilizando el metro Trone o Parc, los tranvías 92,93 ó 94 o los las líneas de autobús: 20,21,22,34,38,54,60,71,95 y 96.