El Palacio Vecchio era conocido como el Palacio de la Signoria. Se encuentra en el centro histórico, en la Plaza de la Signoria, y es la sede del Ayuntamiento de Florencia y símbolo del poder civil desde su construcción a finales del siglo XIII.

Su aspecto exterior es de una fortaleza, típica de los palacios góticos italianos. Podemos resaltar la presencia de un friso con los escudos heráldicos a lo largo de la fachada y la profusión de esculturas que se exponen a las puertas del palacio. Desde su torre de 95 metros, la más alta de la ciudad, se advertía a la población, por medio de campanadas, de incendios, riadas o ataques.

Palacio Vecchio de Florencia

En el siglo XVI Vasari realizó una gran remodelación del interior que lo modificó notablemente. Entre lo más destacable de nuestro paseo, debemos citar el Cortile, un patio interior con una fuente de pórfido coronada por la copia de un amorcillo de Verrocchio. El original se encuentra expuesto en otra dependencia del palacio.

Dentro del Palacio Vecchio

El Salón del Cinquecento, realizado por orden de Savonarola en 1495, para las reuniones del Consejo de la República. Su decoración fue hecha por Vasari con frescos de la historia de la ciudad. La Sala de los Mapas nos muestra la cartografía del mundo conocido en el siglo XVI presidida por un enorme globo terráqueo.

Mapa Mundi del Palacio Vecchio

Otra de las joyas es el Studiolo de Francisco I, gabinete del Granduque que Vasari decoró con alegorías del dominio del hombre sobre los elementos de la naturaleza. No deben dejar de visitarse los apartamentos de Eleonora de Toledo, con la Sala Verde y la Capilla. Son destacados también los frescos de Ghirlandaio del Salón de los Lirios.

Cortile del Palacio Vecchio

El horario es de días laborables de 9 a 14 horas. La entrada general es de 6€, reducida de 2€ para menores de 4 a 12 años y de 4,50€ para jóvenes de 18 a 25 años y mayores de 65. La entrada familiar de 14€ para 2 adultos y 2 niños o de 16€ con 3 niños.