El Palacio Pitti es el más grande y majestuoso de los edificios de la ciudad de Florencia. Se encuentra en Oltrarno, en la margen sur del río Arno.

Fue construido a mediados del siglo XV por Lucca Pitti, un comerciante rival de los Médici, que contrató a Brunelleschi para que levantara el proyecto que los Medici habían rechazado por demasiado ostentoso.

Cien años después, la familia Pitti, arruinada, vende su palacio a Eleonora de Toledo, la esposa de Cosme I de Médicis. Ella estaba tuberculosa y pensaba que el aire de las afueras de la ciudad la favorecería. Después de hacer ampliaciones y reformas dirigidas por Ammannati, se mudaron y, las familias adineradas los siguieron hasta el nuevo barrio, dando un espaldarazo a la zona. Por cuatro siglos, el Palacio Pitti fue la residencia real de los Grandes Duques de Toscana. Es necesario destacar los Apartamentos Reales, en el ala sur, que eran usados para recepciones y actos oficiales.

Actualmente alberga en sus salas una gran colección de arte con obras de Rafael y Tiziano, entre otros. Los tesoros de las familias de los Grandes Duques son expuestos en los museos que el palacio hospeda: la Galería Palatina, la Galería de Arte Moderno, la Galería del Traje, el Museo degli Argenti, el Museo de la Porcelana y los Jardines de Boboli que lo rodean. La Galería Palatina es el museo que más obras de Rafael concentra.

Cada uno de los museos tiene una entrada y un horario diferentes. La entrada de los Jardines de Boboli da derecho a entrar en casi todos los museos. La entrada a la Galería Palatina da acceso a los Apartamentos Reales.