El Palacio Lobkowicz en Praga posee una de las más antiguas, completas y mejor conservadas colecciones privadas de arte de República Checa. El Palacio está en la parte este del Castillo de Praga.

Este palacio pertenecía a Jaroslav de Pernštejn, pero cuando su hija se casó con el príncipe Lobkowicz, el palacio pasó a tener el nombre actual. Más tarde, al abolirse los títulos nobiliarios, el palacio fue adaptado para oficinas gubernamentales y, finalmente, confiscado por el régimen comunista. El 2002 los Lobkowicz recuperaron el Palacio. El 2007, tras años de restauración y acondicionamiento, fue abierto al público un museo con la colección privada de de arte y objetos de la familia.

La actual muestra permanente —llamada “El Principado”— incluye pinturas de Rubens, Velázquez, Brueghel y Canaletto. Entre los objetos más destacados se encuentran las réplicas de las joyas de la corona de República Checa, una talla del siglo XVI de La Ultima Cena, instrumentos musicales, y manuscritos originales y partituras de Beethoven, Händel y Haydn. En la colección de armas se encuentra la espada del famoso verdugo Jan Mydlář, que se dice podía cortar la cabeza de un hombre de un solo golpe.

El precio de la entrada es de 275 coronas checas (11 euros). Jubilados, estudiantes y menores de edad entre los 7 y 15 años pagan 175 coronas (7 euros). Hay una entrada especial de 690 coronas (26 euros) para familias de dos adultos y dos niños de hasta 12 años. El museo está abierto todo el año de 10:00 a 18:00. La exhibición de “El Principado” abre a las 10:30.

Para llegar puedes tomar los tranvías 22 y 23 hacia la parada Pražský hrad o los 12, 18, 20, 22, o 23 a la parada de Malostranská. También puedes usar la línea A del metro hasta la estación de Malostranská.