El Palacio Ducal se encuentra en la Plaza San Marcos de Venecia y es una de las mayores atracciones de la laguna. Fue edificado en el siglo IX como un castillo fortificado, pero fue reconstruido varias veces, quedando como lo conocemos.

Desde allí se dirigió la vida de Venecia durante un milenio, influyendo en la vida de Europa. Tuvo las funciones de residencia ducal, acogía los Consejos Mayor y Menor, la cámara de tortura y la prisión. En el ala este puede verse el Puente de los Suspiros, por el que cruzaban los condenados a muerte hasta las mazmorras de la Nueva Prisión.

Es un edificio gótico-renacentista de mármol rosa y blanco, de gran armonía, en los que podemos apreciar su patio y las ricas estancias palaciegas.Destaca la escalera de los Gigantes añadida por Sansovino, la Scala d’Oro y las pinturas del Consejo Mayor, donde el lienzo de Tintoretto de El Paraíso tiene dimensiones descomunales.

Para visitar el Palacio debes comprar el billete único que está integrado a otros museos. De noviembre a marzo cuesta 12€ y 6,50 para los menores, con horario de 9 a 18 horas. De abril a octubre, abre de 9 a 19 horas con precios de 13€ y 7,50€, y los museos con los que se integra son otros. Más información en www.museiciviciveneziani.it

Cabe la posibilidad de realizar la visita guiada “Itinerarios secretos del Palacio Ducal” y acceder a estancias como la cámara de tortura y las celdas que, no están abiertas en la visita normal. La entrada es de 16€, con grupos de 10-15 personas, en italiano, inglés o francés.