La Orquesta Filarmónica de Viena tiene su sede en el Musikverein. Ese edificio es escenario de sus interpretaciones durante todo el año. Es muy conocido por su excelente acústica, que lo sitúa entre las tres mejores salas del mundo en cuanto a sonoridad.

El edificio es de arquitectura fuertemente influenciada por la antigua Grecia (al estilo se le llamó “Renacimiento Griego”). Orfeo en el frontón de la fachada, las cariátides y la pintura de Apolo y la Musas en el techo del salón principal de conciertos, las columnas jónicas y el techo de templo de la Sala Brahms, entre otros elementos nos dan una idea de la admiración hacia lo griego.

Tiene 7 salas de conciertos. De estas destaca el “Salón Dorado” (Großer Musikvereinssaal), la sala más grande y bella del recinto. Tiene una capacidad para 1.744 personas sentadas y 300 paradas. Combina sus formas estáticas y estables de una sala rectangular con detalles exquisitos. Los muros y el techo están arreglados de forma rítmica donde las formas y los colores entran en un interesante juego. Así, por ejemplo, la pintura del techo con Apolo y la Musas crean un contrapunto dinámico con los tonos dorados dominantes. Otro contraste atractivo son las esculturas blancas femeninas sobre las puertas del balcón y el órgano, con las cariátides doradas.

Hay más de 500 conciertos al año de la Orquesta Filarmónica de Viena. Atrae a los amantes de la música de todo el mundo, pero también es muy popular entre los locales ya que es un punto importante de la vida social de la ciudad.

Puedes revisar las fechas de los conciertos y comprar entradas en la página Web oficial del Musikverein:

http://www.musikverein.at/konzerte/konzerte.asp

Para llegar puedes tomar las líneas del metro (U-Bahn) U1, U2, U4 hacia la parada de Karlplatz. También puedes ir en el tranvía 1 y D hacia la parada Kärntner Ring; los tranvías 2 y 62 a Opernring; tranvías 71 a Schwarzenbergplatz y los autobuses 59A y 3A a la Kärntner Ring o el 4A a Karlplatz.