La isla artificial de Odaiba es uno de los sectores más modernos de Tokio y parte del barrio Minato-ku. Fue construida a inicios de los años 50 y estaba formada por seis fortalezas que fueron pensadas para proteger Tokio de cualquier ataque marítimo. Odaiba se comunica con Tokio mediante puentes y túneles, siendo el más conocido el Rainbow Brige.

Si bien el nacimiento de Odaiba se produjo como un bastión de defensa para proteger a la ciudad de los ataques enemigos, con el paso del tiempo sufrió muchas remodelaciones hasta transformarse en lo que es en la actualidad. Odaiba se caracteriza por ser un sitio para el entretenimiento. Todos los turistas que se acerquen hasta Tokio, podrán llegar hasta esta isla y disfrutar de distintas atracciones, entre las que se destacan galerías y centros comerciales construidos con un estilo arquitectónico bastante particular.

Algunas de las principales atracciones de Odaiba son:

Estudio Fuji TV. Donde se encuentra la principal cadena de televisión comercial de Japón desde finales de los años 60.

Puente Rainbow Bridge. Uno de los principales de la ciudad y que se encarga de unir Odaiba con Tokio.

Centro Comercial Decks Tokyo Beach, Centro de Entretenimiento Sega Joypolis, Centro Comercial Aqua City y Centro Comercial Venus Fort. Principales lugares para realizar compras en Odaiba y conseguir productos de las marcas más exclusivas del mundo.

Centro nocturno Zepp Tokyo. Uno de los más grandes de la ciudad, donde realizan presentaciones tanto artistas internacionales, como de Tokio.

Aguas termales de Oedo-Onsen-Monogatari. Lugar donde podremos disfrutar de un día de spa y elegir entre diversos tipos de baños, masajes y otros. A Oedo-Onsen-Monogatari se puede llegar con el JR o utilizando el metro. Para pasar un día en estas aguas termales debemos pagar 25 euros por persona.

Museo Nacional de Ciencia Emergente e Innovación. Lugar donde podremos disfrutar de diferentes eventos y exposiciones especiales, aquí se dan a conocer los inventos más impresionantes de la actualidad.