La Catedral de la Santísima Trinidad es testigo de una increíble fiesta de Nochevieja porque es en su Plaza que se llevan a cabo diversas celebraciones, se gente se aglomera y espera la llegada del Nuevo Año llenos de algarabía y felicidad. Son las campanadas de la Catedral las que despiden el año que se va y reciben uno a uno los meses que están por llegar.

Catedral de la Santisima Trinidad

Es una tradición para los pobladores de Dublín llegar hasta aquí y esperar las campanadas, luego el frío te empujará a algún bar para continuar celebrando, no tienes nada que temer en tomarte unas copas, la ciudad es muy tranquila y lo suficientemente pequeña como para no exponerte a manejar o andar por largos caminos.

Dublin

Al día siguiente, si la resaca te lo permite debes acudir al Desfile preparado por Año Nuevo, Lord Mayor’s, donde se reúnen bandas de todo el mundo y se adueñan del centro de Dublín.