Por motivos de vacaciones u otros, cada vez es más común que los padres tengan la necesidad de hacer que sus hijos menores de edadviajen solos. Si nosotros decidimos hacer viajar a nuestro hijo o hijos sin nuestra compañía, lo primero será averiguar las políticas de las empresas en relación a este tema. La mayoría de compañías aéreas tienen políticas especiales en relación a los niños que viajan solos, las principales son:

Pueden viajar solos los niños mayores de cinco años. Los mismos deben ir acompañados de un adulto o de un tripulante asignado por la aerolínea. Aunque a partir de los doce años de edad ya no es necesario que el menor viaje acompañado, los padres pueden solicitar el servicio de compañía hasta los 17 años.

El servicio de compañía varía de precio según la compañía aérea y suele ser brindado sólo en casos de vuelos sin escalas. Al adquirir el billete de avión se deberá indicar el número de documento de identidad o pasaporte de la persona que recogerá al menor en el aeropuerto de destino. Además, se requerirá información relacionada a la alimentación y medicación del niño, de ser necesario.

Si nuestro hijo es mayor de doce años y viaja sin un tripulante como acompañante, es recomendable:

  • Verificar que el niño cuenta con un billete de avión válido, identificación y cualquier otro documento que pueda solicitar la aerolínea.
  • Verificar que cuente con el itinerario de viaje con datos exactos de vuelos, horarios y puertas de embarque.
  • Entregarle los datos exactos de la persona que lo recogerá en el aeropuerto.
  • Entregarle un poco de dinero para cualquier eventualidad, una tarjeta que le permita realizar llamadas telefónicas y, algún juego de entretenimiento que pueda hacer más ameno su viaje.
  • Finalmente, para nuestra tranquilidad es recomendable:

  • Comprar el billete de avión con tiempo suficiente para poder solucionar cualquier inconveniente que pueda surgir.
  • Colocar información útil como números de contacto y de emergencia en la maleta y equipaje de mano del niño.
  • Notificar a la aerolínea sobre cualquier problema de salud y medicación que pudiera requerir.
  • Informar al niño sobre los datos de los tripulantes y de la persona que lo cuidará, instrucciones en el avión como el uso del cinturón de seguridad, y repasar el proceso de vuelo para familiarizarlo con el mismo.
  • Solicitar la presencia de un tripulante para presentarle a nuestro hijo y que pueda monitorearlo –en caso de no haber sido necesario el contratar el servicio de compañía de la aerolínea- ya que a nosotros no se nos permitirá pasar a la zona de embarque.
  • Y, no retirarnos del aeropuerto hasta después de la salida del vuelo.
  • Finalmente, hemos seleccionado el artículo anterior y siguiente del bloque "Viajando en avión" para que puedas seguir la lectura: