Las navidades en Rusia están marcadas por el estilo tradicional y costumbrista de sus festejos de fin de año, una linda oportunidad para rememorar aquellos ritos ceremoniales que forman parte de la enorme influencia de la Iglesia ortodoxa.

La fiesta navideña en Rusia hace referencia a una celebración que nos remonta a hace más de setenta años atrás, cuando los rituales religiosos estuvieron censurados por mucho tiempo. Para estas fechas, el personaje de Santa Claus se convirtió en un icono representativo para los principales eventos.

Fue en 1992 cuando la solemne ceremonia de la Iglesia ortodoxa recuperó el protagonismo perdido, aplicando el calendario Juliano para regir sus festejos y fechas centrales. Según este calendario, la fiesta de la navidad tiene lugar cada 7 de enero, en medio de una serie de simbolismos religiosos que giran en torno a la sagrada cena.

Cuando se ordenó la prohibición de los rituales religiosos debido al régimen socialista que imperaba en Rusia, toda ceremonia fue sustituida por la imagen de Dead Moroz o el Abuelo Frío, lo que para muchos países era sinónimo de Santa Claus. Se trataba de un personaje que llevaba a las casas regalos a bordo de su trineo y acompañado de su pequeña nieta Snyegurochka.

En la actualidad, Rusia aprovecha estas fechas festivas para rendir homenaje a la familia, organizando la famosa cena sagrada de los ortodoxos, la misma que se lleva a cabo en las vísperas de la navidad rusa, es decir, el 6 de enero. En esta ceremonia está prohibido ingerir alcohol, además de mantenerse en ayunas durante todo el día antes de la cena.

Si viajamos en navidad a Rusia debemos tener presente que la mayoría de la población tiene puente del 24 de diciembre al 13 de enero, siendo desde el primer día de diciembre que las calles, comercios, casas y otros espacios estarán decorados con guirnaldas, juguetes o muchoa abetos.

La figura central de la fiesta es Ded Moroz (Santa Claus, Papa Noel) que se traduce como Abuelo Frío. Tiene una particularidad muy importante: en Estados Unidos Santa Claus entra en casa por la chimenea; en Francia (ya que las chimeneas son muy estrechas) entra por la ventana. En Rusia Abuelo Frío viene en trineo con tres caballos blancos, toca la puerta y entra con un enorme saco lleno de regalos. El Abuelo Frío viene con su nieta que se llama Snegurochka (Nieves o Nievecita). Snegurochka es de nieve y vive con su abuelo en Siberia.

En todas las ciudades de Rusia se alistan pistas de patinaje para celebrar del puente y de las fechas navideñas, estando la principal en la Plaza Roja. Además, en esta época del año se degustan platillos especiales estando las mesas llenas de carne en distintas presentaciones, botellas de vodka y champán, caviar, frutas, dulces, ensaladas y otros.

Finalmente está la fiesta de Fin de Año, que cada año se celebra por todo lo alto en el corazón de la Plaza Roja de Moscú, con el impresionante marco de fuegos artificiales y música en vivo.