En el Museo Judío se exhiben grandiosas colecciones de arte judío, piezas muy valiosas para ellos. Y aunque pasaron épocas muy difíciles durante las Guerras, en julio de 1947 pudieron reabrir sus puertas para seguir exponiendo sobre la religión e historia judía, aunque hasta 1942 tuvieron que derivar algunas piezas al Museo Nacional, con el temor de ser saqueados o destruidos.

Fachada del Museo Judio

Además forma parte de un tributo a los miles de judíos que murieron en el Holocausto, fueron cerca de 724,000 judíos los que fallecieron a manos de la Guerra. Puedes encontrar aquí diversas reliquias que solían usar en sus fiestas, así como los objetos que usaban diariamente.

Interior del Museo Judio

Su ubicación exacta es justamente detrás de la Gran Sinagoga y puedes visitarlos todos los días de la semana, menos los sábados, el horario generalmente es desde las 10 de la mañana, el cierre depende de la época del año. El precio de la entrada puede llegar a ser unos 1200 florines.

Parte externa del Museo Judio