El Museo de Leopoldo en Viena es hogar de las más grandes colecciones de arte moderno austriaco. Se inauguró el 2001, gracias al trabajo de Rudolf Leopold —quien desde joven empezó a coleccionar piezas de arte austriaco—, y la asistencia financiera del Estado autriaco y el Banco Nacional de Austria.

El edificio del museo es un gigantesco cubo blanco de 24 metros de altura. Los grandes ventanales inundan el interior de luz natural. El atrio de 19 metros de alto y recubierto de vidrio, se cuentra entre los más impresionantes interiores de museos modernos. Las ventanas panorámicas del cuarto piso ofrecen una excelente vista del Palacio Hofburg y los techos del centro de Viena.

El centro de la colección consiste en arte austriaco de la primera mitad del siglo XX, sobre todo de la secesión vienesa y el expresionismo austriaco. El museo se jacta de poseer la más grande colección del Egon Schiele y Gustav Klint. de artistas como Egon Schiele, Gustav Klimt, Richard Gerstl, Alfred Kubin, Albin Egger-Lienz, Kolo Moser, Oskar Kokoschka, Anton Faistauer, entre otros. Adicionalmente hay trabajos del África sub-sahariana, Oceanía y el Lejano Oriente. En total hay unos 5270 trabajos.

El precio de la entrada es de 11 euros para adultos. Estudiantes pagan 7 euros y menores de 7 años no pagan. Si vas en grupo de mínimo 10 personas, la entrada es de 7,50 euros cada una. El Museo abre todos los días excepto el martes de 10:00 a 18:00. Los jueves abre hasta las 21:00. Puedes conseguir guías de audio por 3 euros y tours guiados para grupos por 80 euros.

El Museo de Leopoldo se encuentra en la zona del Museumquartier. Para llegar puedes tomar la línea U3 del metro hacia la parada Volkstheater o la línea U2 a la parada del Museumquartier. También puedes ir con los tranvías 1, 2 y D a la calle Dr. Karl-Renner-Ring.