Murano es una isla de la laguna veneciana, y se encuentra a 2 kilómetros de distancia de Venecia. Es mundialmente conocida por su principal industria, la artesanía del cristal.

A fines del siglo XIII las fábricas de cristal que había en Venecia fueron obligadas a mudarse a la isla de Murano para evitar el riesgo e incendios por la alta concentración de hornos. Así inicia la historia de esta tradición que, con los siglos, ha convertido a Murano en el mayor centro de producción de vidrio y cristal de Europa.

Un paseo por la pequeña isla nos mostrará, casi exclusivamente, un comercio volcado a esta industria. Muchas de las pequeñas fabricas organizan gratuitamentevisitas guiadas con demostraciones en sus talleres y luego un paso para la compra en sus tiendas. Vale la pena presenciar los trabajos de soplado artesano, donde de una burbuja de cristal fundido a 1.200ºC al ser soplada por un tubo y manipulada por el hábil artesano, adquiere bellas formas artísticas.

La calle principal que cruza Murano nos pasea entre tiendas que ofrecen inimaginables objetos de decoración y bisutería hechas con la técnica tradicional. Pero la isla está llena de enormes esculturas de en las calles. No dejes de visitar el Museo del Vidrio para conocer la evolución de las técnicas.

Claro que también vale la pena que aproveches para visitar las iglesias de San Pedro Mártir, con sus bellas pinturas, y la de Santa María y San Donato, famosa por guardar los huesos del dragón que mató San Donato.