El Muelle de minerales de Río Tinto fue diseñado por los ingenieros George Barclay Bruce y Thomas Gibson entre 1874 y 1876 por pedido de la empresa minera Río Tinto Company Limited. En esa época la ciudad pasaba de pueblo pesquero a capital mundial de las exportaciones de cobre, con necesidades en infraestructura de este tipo. Es otro de los edificios de arquitectura inglesa que forma parte del legado que recibió Huelva, siendo hoy una construcción emblemática de la ciudad.

Embarcadero de minerales de Huelva

Se encuentra sobre el río Odiel, al sur del muelle de levante, con 1,16 kilómetros de longitud, de los cuales 500 metros están sobre el agua y otra parte sobre terrenos rellenados, en la marisma junto al estero de las Metas, prolongando las vías del tren. Era el punto final de la línea ferroviaria que llevaba el mineral desde las minas del Río Tinto hasta los barcos, para su exportación a Reino Unido. Dejó de funcionar en 1975 cuando se empezó a utilizar las nuevas instalaciones del puerto de Huelva.

Paseo por el muelle

Este ejemplo de arquitectura industrial funcionaba como muelle de usos múltiples, para el mineral, con un sistema de embarque por gravedad y como muelle de mercancías, utilizando grúas para la carga y descarga.

Muelle del Tinto en Huelva

En la actualidad se ha transformado, gracias a una restauración que le ha devuelto su esplendor, en un agradable paseo que penetra en la ría, perfectamente integrado en el conjunto del puerto marítimo.

Muelle del Tinto