El Monasterio de Strahov en Praga no sólo es un lugar de peregrinaje sino también un museo y una biblioteca. Su nombre deriva de la palabra “strahovati” (guardia) por su ubicación cercana a la entrada del Castillo de Praga.

Fue fundado a principios del siglo XII por Ladislao II y entregado a la orden de los premostratenses. Después de un incendio que lo consumió casi por completo, el monasterio fue renovado en estilo gótico. Finalmente, después de ser víctima de guerras y saqueos, volvió a ser remodelada en estilo barroco. Durante las muchas reconstrucciones—todas por conflictos— se fue agregando nuevas áreas al monasterio como la Sala Filosófica y la Sala Teológica.

Entre las principales atracciones está la Basílica de Nuestra Señora. Guarda frescos con motivo de la Virgen María y San Norberto. Posee un altar de mármol, esculturas y un órgano que fue tocado por Mozart. Otro lugar imperdible es la biblioteca del monasterio. Está dividida en la Sala Teológica y la Sala Filosófica, con 18 mil y 45 mil volúmenes, respectivamente. La Galería de Strahov expone uno de los conjuntos monásticos de la pintura medieval más importantes en la Europa Central. Finalmente, el Gabinete de Curiosidades guarda colecciones de ciencia natural (entre ellas el cadáver de un pájaro Dodo, ya extinto) y colecciones arqueológicas.

El precio de la entrada al Monasterio es de 30 coronas checas. Jubilados, estudiantes y menores de edad pagan 15 coronas checas. Para entrar a la Galería los adultos pagan 60 coronas y el resto 30. El Monasterio de Strahov abre todos los días de 09:00 a 12:00 y de 12:30 a 17:00.

Para llegar se debe tomar el tranvía 22 o 23 a la parada de Pohořelec.