La entrada de este reino, lejos de parecer un palacio, es un trapecio irregular enmarcado con neones blancos que lleva a una salal amplia y abstracta donde el único elemento decorativo son pufs. En este castillo de diseño, el vídeo de introducción a la visita se proyecta sobre una triple pantalla de aire posmoderno. Aunque la historia del cacao trata de mayas y aztecas, la estética del recinto es más cercana a los videojuegos y al rap. El recorrido, que lleva más de una hora, tiene tramos como La Cámara de Asepsia: un pasillo blanco como los de La guerra de las galaxias, donde los chavales, envueltos en una bruma de hielo seco, tienen que ponerse batas y protectores de zapatos. También hay tramos con luz negra o brillantes efectos de luces laser. Tienes más información en: “México – El Reino del Chocolate museo de Nestlé en Toluca“.

Tienes más información en: "México – El Reino del Chocolate museo de Nestlé en Toluca".