Este concepto museístico, cada vez más extendido entre las empresas alimenticias, es que las visitas no interrumpan la producción, pero al mismo tiempo salgan con algo aprendido y disfruten de una experiencia interactiva. Para conseguirlo, el recorrido de Nestlé está repleto de juegos y explicaciones del tipo: “Al día usamos 180 toneladas de azúcar, el peso de 30 elefantes” o “cada segundo fabricamos 16 tabletas, en un año, una tras otra, darían la vuelta al mundo”. La fábrica se ve a trozos cosas del secreto industrial, pero hay puntos en los que se han colocado prismáticos para “espiar” más de cerca cómo el espeso oro negro y amargo de los mayas se convierte en dulcísimas tabletas envueltas en papel. Tienes más información en: “México – El Reino del Chocolate museo de Nestlé en Toluca“.

Tienes más información en: "México – El Reino del Chocolate museo de Nestlé en Toluca".