La ciudad de Mahón, alberga el puerto natural más profundo de todo el mar Mediterráneo. El puerto recibe a sus visitantes con una amplia bahía natural, que se transforma en uno de los más bonitos paseos todo a lo largo. Aún hoy conserva su aire colonial, de la época de la dominación británica. Su gran oferta de bares, restaurantes y comercio, unido a la intensa actividad náutica, hacen de él un punto de gran interés.

Get the Flash Player to see the wordTube Media Player.

En el puerto también podemos coger una embarcación y recorrer las islas y calas cercanas. Otra manera de recorrer las playas de la costa de Mahón es a pie o en bicicleta. El Cap de Favaritx y su faro vigilante, la torre de la playa de Sa Mesquida, son solamente algunas de las atracciones del litoral.

Puerto de Mahón

También merece la pena visitar la Iglesia gótica de Santa María, con su órgano monumental de principios del siglo XIX, donde se puede asistir a maravillosos conciertos. La Iglesia de San Francisco, del siglo XVIII, o las murallas medievales.

Mahón y su puerto

No podemos dejar de nombrar los numerosos yacimientos arqueológicos prehistóricos que, como Trepucó nos permiten ingresar en un mundo de taulas y talaiots. O Forná de Torelló, donde la basílica paleocristiana es una joya de la historia de la isla.

Faro de Favaritx

No solamente sol y playa nos esperan, es que no podremos agotar nuestra capacidad de asombro en la zona de Mahón.