China es un lugar lleno de atractivos, pero muchos de los lugares programados por las agencias de viajes generalmente están repletos de turistas. A continuación algunos lugares discretos, pero de mucho encanto:

Pueblo de FengHuang (en la provincia de Hunan): Un lugar de arquitectura fantástica y hogar de culturas fascinantes como la de los grupos minoritarios Miao y Tujia. Todo esto bajo un hermoso paisaje de montañas y ríos.

Daocheng (provincia de Sichuan): La fuerte presencia de la cultura tibetana es enriquecida por sus muchas praderas, cataratas, espesos bosques y montañas cubiertas de nieve.

El puente inmortal (provincia de ShangDong): Es una atracción natural poco conocida, pero increíble. Consta de varias rocas que han formado un puente en el Monte Tai. Tiene una gran importancia religiosa y cultural entre los pobladores de la zona.

Wuzhen (provincia de Zhejiang): Es llamado “la Venecia de China”. Este pueblo milenario está enlazado con ríos y arroyos por puentes de piedra, y punteado por viejas casas a las orillas con corredores exteriores. El lugar se vuelva más mágico con la niebla que la envuelve durante las épocas de lluvia.

Sanya (provincia de Hainan): Sol, playas, árboles de cocos, hoteles de lujo, y paz hacen de Sanya una opción de veraneo importante para los chinos recién casados, pero alejada de los principales circuitos de turismo.

Pueblo de Lijang (provincia de Yunnan): En Lijang el tiempo transcurre suave y lentamente. Uno se puede unir a las matriarcales gentes Mosuo en sus fascinantes tradiciones en el bello lago Lugu, peregrinando a los pies de la misteriosa montaña del Dragón de Jade.