Banya

Para aquellos  viajeros que buscan las experiencias de confort, relax y actividades que permitan liberar los excesos de estrés, os presentamos esta antigua tradición, los baños Banya!

 

Cuando viajas a Rusia,  tomate la oportunidad de disfrutar de estos baños terapéuticos, sin asustarte por las técnicas que utilizan, donde veras que algunas de ellas parecen un poco masoquistas… en la cual muchos de los ciudadanos aseguran que prolongan la longevidad y mejoran la salud, aseverando que la asistencia periódica a los baños Banya, evitan la aparición del cáncer, curan la neumonía y te aseguran una mejor vida sexual.

 Banya

Recoge tu toalla, tus sandalias, lleva algo de agua para prehidratarte, y prepárate para la aventura! Al entrar a los baños, hay unos pequeños kioscos que venden varias ramas de hojas juntas, lo que se llama “Veniki”, compra algunas pues son la base esencial de esta técnica. Los Venikis son puestas a calentar en agua para aflojar sus ramas y suavizar los bordes de las hojas. Te diriges al encargado del Banya, el Banshchik, quien te dará una suave y cómoda sabana “Prostynya” para sentarte en las saunas cuando el ambiente se caliente.

 Banya

Luego de permanecer un momento en el sauna, disfrutando del calor, es momento de emplear tu Veniki, donde primero as de ver a tus vecinos en el sauna, como lo usan para tu aprender y darte de golpes suaves por la espalda, hasta que llegues al momento donde la temperatura y la sensación del Veniki sobre tu espalda, te oblicuen a retirarte, entonces te diriges a la piscina de agua fría!

 

Al final obtendrás lo que has venido a buscar… un sentimiento de alivio y salud, lo que en Rusia se conoce como “Kaif”.