Las tapas españolas son un aperitivo o entrante típico de España. Conocidas en el País Vasco con el nombre de pinchos, se pueden encontrar bares de tapas en todas las ciudades españolas. Las hay desde fáciles, rápidas y baratas hasta las más elaboradas para un público más gourmet. Si quieres un entrante típico en España, no te pierdas nuestra clasificación.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Aceitunas

Las aceitunas están consideradas como las reinas de las tapas y existe un amplio abanico de variedades de aceitunas de mesa, tales como: hojiblanca, gordal, carrasqueña, manzanilla, cacereña…

La variedad de aceitunas gordal también se puede combinar con pepinillos, lo que crea una textura de contrastes, ya que las aceitunas gordal son una variedad muy carnosa y los pepinillos, en cambio, son crujientes. En cualquier caso, toda tapa de aceitunas tiene siempre un toque de vinagre.

También existe una variedad denominada kimbitos, aceitunas violadas o violas, tapa que surge de la combinación de la aceituna manzanilla rellena de pepinillos, a la que se le suele dar sabor a anchoas.

Boquerones en vinagre

Los boquerones en vinagre son una tapa típica especialmente al sur de España, es decir, en Andalucía. Se trata de lomos limpios de boquerón marinados en abundante vinagre, ajo y perejil.

Antes de servirse, se deben mantener bañados en el vinagre como mínimo 6 horas en reposo, de manera que los lomos pasarán de tener un color marrón a hacerse blancos conforme el vinagre va haciendo efecto.

Una vez pasadas estas horas, se escurren y se sirven fríos con abundante ajo picado, perejil y aceite de oliva. Los boquerones en vinagre son una de las tapas que más pueden verse en las bandejas de las barras de los bares españoles.

Calamares a la romana

Los calamares a la romana también se conocen bajo la denominación calamares fritos o rabas en las regiones del norte de España (Navarra, País Vasco, Cantabria y Asturias).

Se trata de calamares cortados en forma de aro o anillo, rebozadas en harina y fritos en aceite muy caliente (unos 160 °C). Es otra de las mejores tapas de la cocina española. Se suelen tomar con mayonesa y una rodaja de limón.

También pueden tomarse en forma de bocadillo untados también en mayonesa. Su popularidad es tal, que actualmente se pueden encontrar congelados en la mayoría de supermercados del país listos para cocinarse. Los calamares fritos son populares también en otros países del Mediterráneo, como en Turquía, donde reciben el nombre de kalamar tava, que no significa otra cosa que calamar frito en el idioma turco.

En América Latina se ha popularizado y se toma aderezado con las salsas más típicas de cada país; así, en México se suelen comer con tabasco u otras salsas picantes y en Perú se sirven con salsa criolla o rocoto.

Chipirones o puntilla

La tapa de chipirones fritos o puntilla consiste en calamares pequeños, que reciben el nombre de chipirones o txipirones (en vasco). También se los conoce con el nombre de chipirones en su tinta o encebollados, cuando la receta incluye cebolla.

La forma de elaborar esta tapa es la misma que la de los calamares a la romana y también se pueden tomar con limón y algo de mayonesa.

Croquetas

Las croquetas son, en realidad, un plato típico de Francia, pero que actualmente son populares en España, Sicilia y Países Bajos. Cada croqueta no es más que una porción de masa rellena de una pasta hecha de varios ingredientes, entre los que nunca falta la bechamel, la cual proporciona espesor a la mezcla.

Una vez rellenas, se rebozan en huevo y pan rallado y se fríen en aceite abundante y muy caliente. Se les da forma redonda u ovalada. La masa puede elaborarse con pequeños trozos de jamón, pollo picado, pescado (habitualmente bacalao), espinacas, pasas, piñones, queso, gambas…

Hay infinidad de variedades en el relleno de las croquetas. Existen variantes de las croquetas en diferentes culturas, a saber: la cocina japonesa las denomina korokke y la holandesa kroket. En Alemania y Bélgica son muy populares las que van rellenas de patata.

Empanada gallega

Tal y como su propio nombre indica, la empanada gallega es originaria de Galicia. A día de hoy, se ha popularizado en toda España, por lo que existen muchas variantes.

La receta original consiste en una masa hecha de levadura, harina y sal que se rellena de atún, cebolla, tomate, pimiento rojo, ajo y Empanada gallega

El origen de esta tapa se remonta a la la época de los godos, en el siglo VII, cuando la empanada era el plato ideal para los viajeros, ya que al ir el contenido tapado, se evitaba la entrada del polvo de los caminos.

Empanadillas

Las empanadillas son otra de las tapas que más se ha popularizado en toda España y que gusta a casi todo el mundo. En realidad, la receta es muy similar a la de la empanada gallega, aunque la diferencia es que éstas se fríen en aceite de oliva.

La masa se suele rellenar de carne picada y otros ingredientes, entre los que no suele faltar el pisto. Su textura es crujiente por fuera y pastosa por dentro.

Por lo general, las empanadillas se rellenan de ingredientes salados, pero también existen los pasteles de boniato, nueces o dulce de membrillo, que en realidad no son otra cosa que empanadillas dulces. La masa se elabora con forma de tortilla y se sellan con los dientes de un tenedor.

Existen variantes de la empanadilla a nivel internacional, como por ejemplo la samosa y el aloo pie de la India o el rollito de primavera de la gastronomía china.

Ensaladilla rusa

La ensaladilla rusa, también denominada ensalada Olivier, es un plato típico de Rusia, de ahí su nombre. Su ingrediente base son las patatas y el resto de ingredientes varían según regiones.

Por lo general, no suelen faltar el atún y los huevos cocidos. También hay variantes que incluyen gambas, pollo, guisantes, palitos de cangrejo, aceitunas, pimientos, etc.

El nombre de ensalada Olivier se debe a su creador, Lucien Olivier, un chef de reconocido prestigio en Moscú (Rusia), quien hizo el primer plato de ensaladilla rusa en el año 1860 en su restaurante denominado Hermitage. Esta tapa es también muy popular en México y el Cono Sur. Se toma fría.

Gambas al ajillo

Las gambas al ajillo son comunes especialmente en el sur de España y en el centro del país. El ingrediente principal son las gambas peladas, así como el ajo y el aceite de oliva. Habitualmente, se sirven en una cazuela de barro y con un poco de perejil espolvoreado por encima.

En algunas variantes, se les añaden algunas rodajas de guindilla, de modo que tienen un toque picante, y otras incluyen un chorro de vino de jerez. Se sirven a una temperatura templada y se suelen acompañar de una copa de vino, ya sea blanco, negro o tinto.

Gazpacho andaluz

El gazpacho andaluz es, en realidad, una especie de sopa fría que se hace con aceite de oliva, vinagre y hortalizas crudas, todo ello triturado. Entre las hortalizas que se incluyen son básicos los tomates, los pepinos, los pimientos, las cebollas y el ajo.

Es un plato típico de Andalucía, de ahí su nombre, que se toma sobre todo en los meses de verano. Habitualmente, su color es rojizo, anaranjado o ligeramente anaranjado. Este color depende de la madurez de los tomates que se empleen.

Los primeros platos de gazpacho andaluz se calcula que datan de la época del al-Ándalus, puesto que este era el plato típico del que se alimentaban los campesinos ibéricos de la época.

Huevos rotos o estrellados

La tapa típica de Andalucía llamada huevos estrellados o huevos rotos consiste en huevos fritos en aceite (de oliva o cualquier otra variedad) que se acompañan con patatas fritas y jamón, bacon (panceta) o algún embutido, como chorizo o chistorra.

Este plato siempre se toma caliente y hay quien lo toma como desayuno. Existen algunas variantes de esta tapa en las que los huevos se sirven revueltos en lugar de fritos y se utilizan chips en lugar de patatas fritas.

Jamón ibérico

El jamón ibérico es un clásico del tapeo español y la gastronomía española en general. Existen diferentes variedades, siendo la de mayor prestigio el conocido jamón de pata negra, el cual procede del cerdo ibérico alimentado de bellotas. A menudo, esta variante de jamón se considera un lujo gastronómico y se utiliza en la cocina gourmet.

La calidad del jamón ibérico se mide según la pureza en la raza del animal; de este modo, para considerarse jamón ibérico como tal, debe contener un mínimo del 50% de pureza. Aparte del jamón ibérico de pata negra o de bellota, existen otras variantes, de calidad más baja: jamón ibérico de cebo, jamón ibérico de cebo campo y jamón ibérico de recebo.

Mejillones a la vinagreta

La tapa de mejillones a la vinagreta consiste en mejillones al vapor en salsa vinagreta, la cual se elabora a base de vinagre y aceite y es un aliño muy popular en la gastronomía de España. Los mejillones se pueden servir con picadillo de hortalizas, aunque esto es opcional.

Los que se consideran de mejor calidad son los mexillones de Galicia, que se crían en las Rías Gallegas.

Migas de pastor

Las migas de pan, migas ruleras o migas de pastor se elaboran con trozos procedentes de la parte blanda y esponjosa del pan, es decir, la parte de dentro. Esta tapa se considera un plato típico de los pastores, ya que antaño las elaboraban con las sobras del pan duro y, en la actualidad, se siguen haciendo de esta forma.

En el sudeste de España, se elaboran con migas de harina. Son típicas del interior de España, en particular de La Mancha, los Montes de Toledo, la Jara, Murcia y Castilla y León. Se acompañan con una gran variedad de alimentos salados como huevos fritos, chorizo, longanizas, pimientos fritos, sardinas, etc. En realidad, el origen de este plato es el cuscús magrebí.

Pan tumaca

El nombre de pan tumaca procede del catalán y tiene otros nombres como pa amb tomàquet, pa amb tomata o pa amb tomaca. Esta tapa no son más que tostadas de pan con tomate y aliñadas con aceite de oliva y sal.

Este plato es típico de la cocina catalana, aragonesa, valenciana y balear, y es muy parecido a la bruschetta italiana. Son representativas de la dieta mediterránea y de la cocina catalana en general.

En la receta original, se frota el tomate crudo maduro sobre una rebanada de pan, aunque también hay versiones que untan tomate natural triturado sobre el pan y otras que le añaden una loncha de jamón serrano.

Patatas bravas

Las patatas bravas o, simplemente, bravas, son una tapa especialmente conocida en toda España y que no puede faltar cuando se come o cena de tapas. Esta tapa es muy fácil de preparar, ya que consiste en patatas cortadas en forma de dado que se fríen en aceite y se sirven acompañadas de salsa de tomate picante y ajoaceite o alioli.

Esta tapa se sirve caliente. Además de ser fácil de preparar y muy económico, este plato es apto para personas vegetarianas.

Pimientos del piquillo

Los pimientos del piquillo o de piquillo son una variedad de pimiento que se produce en la Comunidad Foral de Navarra (España), más concretamente en la región de Lodosa.

Su forma es triangular y no demasiado grande (unos 7 cm de largo) y son de color rojo intenso. Como tapa, se sirven asados y cubiertos de aceite y sal. Existen variantes en las que se rellenan con bonito, carne, tortilla de patata o pescados azules.

Pinchos morunos

El pincho moruno consiste en varios trozos de carne clavados en un palo de madera que recibe el nombre de brocheta. Su origen se sitúa en las regiones de Ceuta y Melilla, y tienen origen árabe; de hecho, son muy similares al kebab (que significa asado sobre las brasas) o al shisk kebaba iraní.

Antiguamente, la carne se pinchaba en palos de madera para que quienes la cocinaban no se quemaran las manos al fuego, es decir, la brocheta que conocemos hoy en día era un utensilio de cocina para nuestros predecesores. Hoy en día se sigue poniendo la brocheta porque así lo rige la tradición.

El adobo de los pinchos morunos se hace con comino, pimienta negra molida, jengibre, pimentón dulce, cúrcuma y azafrán, de ahí su color anaranjado o incluso rojizo. En cuanto a la carne, es habitual el cordero, aunque se puede usar pollo, ternera o cerdo también. Se suelen cocinar a la parrilla, pero también pueden hacerse en una sartén o en una plancha.

Pintxos o pinchos vascos

Los pinchos o pintxos en euskera son el equivalente a las tapas clásicas españolas del País Vasco. Consisten en una pequeña rebanada de pan sobre la que se añade una pequeña porción de comida. Son pequeños aperitivos abiertos a la imaginación de quien los prepara.

Los pinchos se diferencian de las tapas porque suelen ser más grandes y se piden por separado, es decir, en los bares no se sirven como acompañante de la bebida. Los pinchos fríos originales suelen colocarse en la barra sobre una bandeja para que el cliente los coja a su antojo.

Se les suele pinchar un palillo encima (de ahí el nombre de pinchos) para que, una vez el comensal ha terminado, el camarero pueda contar el número total de palillos y, de esta forma, calcular el importe a pagar. En San Sebastián y Bilbao, en cambio, es costumbre tirarlos al suelo.

Pulpo a la gallega

El pulpo a la gallega o polbo á feira en gallego es un plato procedente de Galicia cuyo consumo se ha extendido a toda España dada su popularidad. Se trata de pulpo cocido en una olla de cobre en agua hirviendo.

El proceso de cocción se realiza tres veces, es decir, se mete unos segundos en agua hirviendo y se extrae, proceso que se repite hasta tres veces. Esto se hace para ablandar el nervio y el proceso se denomina asustar, y se realiza para que el pulpo conserve la piel después de su cocción. Es especialmente consumido en las ferias o romerías de Galicia, así como en El Bierzo (León).

Queso manchego

El queso manchego está protegido con la denominación de origen de La Mancha. Es un tipo de queso elaborado con leche de oveja de raza manchega. Se trata de un queso graso, de consistencia firme, compacto y de color marfil-amarillento.

Está cubierto por una corteza dura que puede ser de color amarilento o bien verdoso o negro, según la marca. Habitualmente, se toma acompañado de jamón ibérico.

Salmorejo cordobés

El salmorejo cordobés es una tapa típica de Córdoba, Andalucía, tal y como su propio nombre indica. Se trata de una crema o puré que se puede tomar como tapa o también como plato principal o entrante.

Se elabora a partir de migas de pan trituradas, las cuales reciben el nombre de majado o telera, a las que se les añade ajo, aceite de oliva, sal, tomates y vinagre. Es habitual servirlo con virutas de jamón, picatostes o trozos de huevo duro en la superficie.

Sepia a la plancha

Es una tapa sencilla de preparar y requiere de tan solo unos pequeños pasos básicos. Sus ingredientes son la sepia, que puede ser bien fresca o bien congelada, ajos, perejil, aceite de oliva y sal.

Para su elaboración, la sepia debe cocinarse en una sartén bien caliente y saltearse hasta que cambie de color. Una vez haya soltado todo el agua, se echa aceite en la sartén y se calienta a fuego máximo de nuevo durante 2 o 3 minutos. Finalmente, se añade el toque de aceite, ajo picado y perejil.

Tapas navideñas

La Navidad es una época abierta a la imaginación de cada familia, bar o restaurante. No obstante, existen una serie de recetas de tapas para hacer en casa fáciles y originales que se pueden preparar en casa, como es el caso de los canapés. Se trata de un plato navideño ideal para sorprender.

Los canapés, al igual que los pinchos, son rebanadas de pan sobre las cuales se añaden ingredientes variados: desde queso fresco hasta patés de todas las clases. Se toman como entrante, aperitivo o entremés, y lo habitual es comerlos fríos.

Son habituales los canapés de salmón ahumado con queso de untar y caviar, por ejemplo. Los de patés variados o foie gras son también comunes en la mayoría de casas españolas. Pero los hay mucho más elaborados, tanto como se quiera: de anchoas, pimientos del piquillo, queso de cabra con cebolla caramelizada…

Tortilla de patata

La tortilla de patatas también es conocida como tortilla española, ya que es uno de los platos más clásicos de la cocina española. Consiste en una tortilla (huevos batidos) con patatas y cebollas, siendo estas últimas un ingrediente opcional. Hay quien le añade levadura durante su preparación para que el resultado sea una tortilla más gruesa, alta y esponjosa.

Muchos bares de tapas de Madrid sirven la denominada tortilla brava, que incluye la misma salsa picante de tomate que se emplea en las patatas bravas. Si buscas dónde tapear en Madrid, te recomendamos ir a algún sitio donde se sirva este rico aperitivo.

Este artículo ha sido compartido 149 veces. Hemos dedicado muchas horas para recopilar esta información. Si te ha gustado, compártelo, por favor: