La leyenda más importante de Escocia, es sin duda alguna la historia de William Wallace, un héroe nacional que luchó en las Guerras de Independencia. Estos enfrentamientos se originaron a partir de la muerte de Alejandro III en 1286, rompiéndose la línea de sucesión de la dinastía reinante, por eso intervino Inglaterra, poniendo en el trono a un protegido llamado Juan de Balliol, luego de problemas de relaciones, Inglaterra quiso conquistar Escocia. Siendo rechazado por Wallace, por otro lado Robert the Bruce se proclamaba Rey de Escocia como Roberto I.

Monumento de William Wallace

El monstruo del Lago Ness es otra leyenda del país. Se dice que una criatura desconocida se esconde en las aguas de este oscuro y profundo lago. La primera persona que vio a “Nessie” como cariñosamente se le llama fue San Columba en el siglo VI d.C., y la última, un inglés en el año 2007. Al parecer Nessie es muy tímido y se cohíbe ante las cámaras, todos los días las tripulaciones se pasean en su búsqueda, si suerte.

Lago Ness con nubes

Los vikingos eran originarios de Escandinavia, al parecer la presión demográfica los hizo emigrar a otras zonas, siendo el terror de países como Irlanda, Gran Bretaña, Francia, Rusia y Escocia en donde hay constancia de su aparición hacia la década de 830. En 839 un grupo de vikingos, al parecer noruegos, invadió por el centro del reino Picto, muriendo su rey Eoganan y su hermano y vasallo el rey de Escocia. Desde este momento se decapitó el reino. Las zonas más afectadas fueron las islas Shetland, Orcadas, Hérbidas que fueron colonizadas por los noruegos, hasta que fueron reintegradas en 1468.

Desembarco de Vikingos