En la ciudad portuguesa de Lagos se encuentra la playa Dona Ana, la misma que es reconocida como una de las más importantes de este destino a pesar de que está totalmente urbanizada por lo que recibe turistas de forma masiva.

Para llegar a la playa podemos hacerlo a pie caminando unos quince minutos desde Algarve para después tener que descender por unas escaleras de madera de fácil acceso. Praia Dona Ana está protegida de forma natural por formaciones rocosas que albergan cuevas y grutas, las mismas que son exploradas por los turistas aficionados a los deportes acuáticos.

La temperatura media de la zona donde se encuentra Praia Dona Ana es de 22°C siendo un destino recomendado por sus aguas tranquilas de color turquesa que albergan hermosos arrecifes que podremos visualizar al hacer snorkel o buceo, y por ofrecernos todos los servicios necesarios para una estadía agradable como aparcamiento, chiringuitos, bares, duchas, restaurantes y alquilar de hamacas/tumbonas/sombrillas.

Por la tarde, podemos visitar los alrededores de la playa y realizar un paseo por la carretera Ponte de Piedade. Si seguimos por la misma llegaremos al faro del mismo nombre donde además podremos visitar los acantilados y tener una impresionante vista de toda la playa y de las calas a su alrededor.