Iztuzu Beach está ubicada al este de Turquía y en sus más de cuatro kilómetros de extensión crea una barrera natural entre el Mediterráneo y el río Dalyan. Este destino es importante por ser uno de los centros principales de crianza de tortugas marinas caguama (sobresaliendo la crianza de tortugas bobas que se encuentran en peligro de extinción).

Es por estos centros de crianza de tortugas marinas que Iztuzu Beach es reconocida desde finales de los años ochenta como Zona de Especial Protección del Medio Ambiente, estando actualmente en la agenda ambiental de Turquía pues la supervivencia de las tortugas siempre se ve amenazada por lo que se deben proteger los huevos para asegurar su desarrollo (en promedio se registran en la playa unos trescientos nidos al año).

Al viajar a esta playa es importante conocer las medidas de seguridad que se han dado para asegurar la protección de las tortugas: entre el 1 de mayo y el 31 de octubre no podremos estar en la playa entre las 20:00 y las 08:00 horas; no podemos ingresar al perímetro de la playa ni con coches ni con mascotas; no se pueden colocar hamacas/tumbonas/sombrillas en las zonas de anidación (se encuentras marcadas en la playa); no podemos cavar hoyos en la playa ni acostarnos en toallas; dentro de una milla alrededor de Iztuzu Beach no podemos utilizar lanchas rápidas ya que el ruido es molestoso y estresante para las tortugas.

Si cumplimos con las normas de la playa podremos disfrutar de la arena dorada y el paisaje paradisiaco de Iztuzu Beach haciendo que los casi sesenta minutos que tendremos que viajar por el río para llegar a este espacio natural sea un esfuerzo mínimo.

Las aguas de Iztuzu Beach son cristalinas y poco profundas por lo que es un destino que puede ser disfrutado por los niños, además, contaremos con todos los servicios necesarios y tiendas donde podremos alquilar equipos para practicar windsurf, vela, snorkel y otros deportes acuáticos. Además, para comer encontraremos bares, restaurantes de comida local y cafés.