La playa Cala Vadella en Ibiza está a unos 10 minutos de San José. Con sus 275 metros de largo y 30 a 70 de ancho provee una de las más bellas vistas en la isla.

Su amplio espacio de playa de arena blanca se inclina en su tramo final hasta tocar el borde de las aguas turquesas. Las colinas de pinos la enmarcan y las rocas de formas irregulares permiten el baño en solitario. El agua es pacífica y es perfecta para nadar y bucear. La playa nunca está completamente copada, incluso en los meses de verano.

Tiene hoteles y apartamentos que son populares entre las familias y parejas, así como una buena selección de restaurantes, bares y tiendas. Además la bahía es popular por los yates y botes de motor, que a menudo se juntan ahí para ver los atardeceres. La playa también cuenta con duchas, socorristas y accesos para los discapacitados.

Se puede llegar en autobuses desde San Antonio o San José durante los meses de verano, y en coche o taxi el resto del año. Existe un pequeño aparcamiento, pero es recomendable ir temprano para encontrar lugar.