Cala Macarella es un lugar idílico de arenas blancas, donde el mar es una calma piscina de agua turquesa. Está abrigada por colinas cubiertas en pinos y encinas. El clima por lo general es suficientemente cálido para darse un baño en el mar, inclusive en invierno.

Durante los veranos la Cala Macarella está copada de gente. Por ello, la mejor época para ir es en primavera o en otoño. No sólo se puede caminar libremente sino que puedes disfrutar en el paisaje en todo su esplendor.

Se puede flotar tranquilamente en el mar o camino alrededor de la pequeña cala Macarelleta, de gran belleza, pero popular con los nudistas. En la misma playa está el restaurante Susi, el cual ofrece una gran selección de raciones para compartir. Ocupa una mesa temprano o no tendrás oportunidad más tarde.

El balneario se encuentra a 16km de Ciutadella. Se puede ir por la carretera a Sant Joan de Missa y seguir las señalas a Macarella. Toma unos 20 minutos en coche o una hora en bicicleta. Hay un aparcamiento gratis a unos 15 minutos a pie y otro que sí cobra a unos 5 minutos. Hay que llegar temprano para conseguir espacio en este último.