Cala Galdana es una de las playas más grandes y conocidas de Menorca, no sólo reconocida por sus hermosos paisajes sino por contar con todas las comodidades y servicios como para sentirnos en casa.

Esta playa de arena blanca tiene un poco más de trescientos metros de largo y cuenta con socorristas; servicios de cruz roja; alquiler de tumbonas/sombrillas/hamacas; duchas de uso público; tiendas de alquiler de instrumentos para realizar deportes acuáticos como kayak/snorkel/buceo/botes a pedales/barcas a motor; quioscos y chiringuitos que hacen que sea uno de los destinos favoritos en Menorca durante el verano, incluso por los mismos isleños.

Si deseamos dar un paseo por la cala e incluso mirar otras, podemos alquilar una barca por una media de 30 euros la hora. Estas embarcaciones permiten el paseo de cuatro personas.

A Cala Galdana podemos llegar en coche por la carretera de Ciudadela ingresando por el desvío de Santa Galdana (la ruta demora un promedio de treinta minutos). Cerca a este destino también podemos visitar Cala Mitjana, Cala Macarella, Cala Macarelleta y Cala Turqueta, todas ellas a menos de cinco kilómetros de distancia de Cala Galdana.